Buscador:

7 oct. 2011

Jóvenes vulnerables consiguen vía rápida para un empleo

Una ONG con base en Washington, Estados Unidos, está dedicada a proveer capacitación para empleo a la juventud vulnerable en varios países del Medio Oriente y Norte de África con la garantía de un puesto de trabajo al final del programa.
La fundación Education for Employment (EFE) es una red global de organizaciones -con la filial europea en España- que trabaja con la empresa privada para identificar los puestos que existen en el mercado y específicamente preparar a jóvenes profesionales para llenarlos.

Según funcionarios de EFE, la organización tiene entre 80%-85% de éxito en la colocación de profesionales. Aunque se concentran en la región que denominan sur del Mediterráneo, señalan que el método podría replicarse en lugares con fenómenos similares de juventud desempleada como América Latina.
El problema de jóvenes egresados de universidades o instituciones de educación superior que sufren un período prolongado de inactividad laboral es un fenómeno global y no particular del Medio Oriente y Norte de África.

Entre la educación y el empleo

EFE decidió concentrarse allí en Marruecos, Egipto, Jordania, los territorios palestinos, Yemen y, recientemente, en Túnez porque tiene una de las tasas más altas de desempleo juvenil del mundo.
"Uno de cada cuatro jóvenes está desempleado", expresó a BBC Mundo Jamie McAuliffe, presidente y gerente ejecutivo de EFE en Washington. "En Yemen y el Norte de África la tasa puede ser de 40%".
McAuliffe explica que la fundación trabaja directamente con el sector privado en esos países para identificar las habilidades que se requieren de los jóvenes para ofrecerles un trabajo de entrada en sus empresas.

La ONG, entonces, diseña cursos para dotar a los jóvenes de esas aptitudes para que puedan llenar esos empleos y conservarlos.
"En estos países muchos se gradúan de la secundaria o de la universidad sin esas habilidades firmes y tangibles que exige el sector privado", aclaró el ejecutivo, "Ahí es donde EFE ha entrado a cerrar la brecha".
Para poder entrar en el programa un joven profesional debe llevar desempleado más de seis meses y venir de un estrato de bajos recursos.

Multinacionales

La financiación proviene de fondos públicos y privados en Estados Unidos y Europa. Una mezcla de una 700 empresas "pequeñas, medianas y grandes" patrocinan el programa y hacen una "pequeña contribución" económica.

Entre sus socios están organismos de asistencia como USAID, instituciones académicas y multinacionales como Manpower, Microsoft e Intel que no son grandes empleadores aunque sí contribuyen con materiales de instrucción, currículos y búsqueda de empleos.
Jamie McAuliffe define de manera muy directa la relación que tienen con las empresas. "Este es el acuerdo: nosotros conseguimos y damos a los jóvenes la capacitación que requieren las empresas. A cambio, les pedimos que aporten una suma pequeña y garanticen un puesto de trabajo para los egresados".
Esa sociedad con el sector privado, dice McAuliffe, les ha dado un resultado positivo promedio de 80% y el número de profesionales colocados ha crecido de unos 1000, hace cinco años, a 2.500 el presente año y con la perspectiva de seguir creciendo.
Cabe anotar que todas esas empresas tienen operaciones en los países del Norte de África y Medio Oriente donde se realiza el programa de EFE.
McAuliffe afirma que está en el interés de estas tener una fuerza laboral mejor capacitada y, además, que se conviertan en futuros consumidores de sus productos.

España, un puente

Esta misma filosofía se repite en la representación de EFE en Europa, que tiene su sede en España.
Aunque el programa no beneficia al país ibérico, éste tiene vínculos históricos y una relación importante con la región del sur del Mediterráneo.
"Vivimos en un mudo globalizado y lo que pasa a 14 kilómetros de los confines españoles no se queda ahí. El desempleo en Marruecos va a afectar el desempleo en España", aseguró Salvatore Nigro, director ejecutivo de EFE en Europa.
España también vive en estos momentos problemas similares en cuanto al desempleo juvenil, de transición entre la educación y el acceso al mercado laboral. Solo que allí no se están generando trabajos.
La comunidad inmigrante del Norte de África ha sido la más afectada por la crisis económica, dice Nigro y en ese sentido la organización está planteando que el programa de EFE se pruebe en España, no sólo para asistir a esta comunidad sino estimular a los jóvenes de la región a quedarse en sus países y no sentir la necesidad de emigrar hacia Europa.
Salvatore Nigro cita las cifras del Banco Mundial, que estima que para 2020 se necesitará crear 100 millones de empleos en todo el sur del Mediterráneo.
"Está claro que si eso no se logra, esos millones tendrán que sobrevivir de alguna manera y buscar trabajo. Su opción es llegar a Europa. Cruzar esos 14 kilómetros", expresó.

¿Aplicable a América Latina?

Aunque se declara a favor de la libre circulación de las personas, Nigro destaca la difícil situación que es abandonar su país de origen. Pero, para poder quedarse, se necesitan oportunidades, como las creadas por el programa de la fundación EFE.
Ese método, sugiere el funcionario, podría aplicarse a otras regiones que sufren de ese desplazamiento por falta de empleo, como el que produce las migraciones desde América Latina hacia Estados Unidos.

"Pueden repetir lo que nosotros hemos aprendido en los últimos años", dijo. "Estamos absolutamente abiertos a que otras organizaciones utilicen nuestra metodología".
En Estados Unidos ya hay una organización similar fundada en Boston que se llama Year Up, para atender las necesidades de la juventud en centros urbanos de ese país.
Por otra parte, la empresa española Telefónica, que tiene extensos intereses en América Latina ha sostenido varias reuniones con la fundación EFE para aprender sobre el tipo de programa que han desarrollado.
Aunque Salvatore Nigro dice que esas conversaciones están en una etapa preliminar, "hay interés porque se ha demostrado que este modelo funciona".

No hay comentarios: