¿Adiós a la familia amarilla?

Cada día parece más claro que la familia amarilla más famosa del mundo tiene los días contados. Los Simpson, la serie de dibujos animados que se estrenó en 1989, podría acabar con la temporada que se está emitiendo este año en los EE UU, la vigesimotercera o, como mucho, con la siguiente.

Los actores que ponen voz a los principales personajes exigen una parte de las mil millonarias ganancias derivadas de la comercialización de la serie y también un porcentaje de los ingresos por la venta de merchandising. Enfrente tienen a la productora del programa, la cadena Fox.

Ya no es rentable

Aunque las dos partes llegasen a un improbable acuerdo, Los Simpson ya no es programa rentable para la cadena, según anunciaron ejecutivos citados por The Hufftintong Post.
La productora oferta una reducción de salarios de un 45 % sobre los 440.000 dólares (casi 330.000 euros) que cada uno de los actores principales reciben por cada episodio, informó este lunes The Daily Beast.
Los actores Dan Castellaneta (que pone voz a Homer y a otros personajes), Julie Kavner (Marge, Patty y Selma), Nancy Cartwright (Bart, Nelson), Yeardley Smith (Lisa), Hank Azaria (Moe, el jefe Wiggum y otros) y Harry Shearer (Burns, Flanders y otros) han amenazado con ir a la huelga si no hay una respuesta a sus demandas.
La Fox intentó templar los ánimos este lunes con un comunicado en el que señalaba que la serie "sigue creativamente vibrante como siempre, y amada por millones de personas alrededor del mundo". Sin embargo, advierten que no podrán producir futuras temporadas "bajo el modelo financiero actual".
Se están multiplicando en Twitter los comentarios luctuosos sobre el final y aquellos que advierten de la coincidencia con la muerte de otro icono de nuestro tiempo, Steve Jobs.
Los Simpson es la comedia de situación con más tiempo en antena de los EE UU.

Comentarios