Buscador:

2 oct. 2013

El acuerdo de Telefónica sacudiría América Latina

Los planes de la española Telefónica SA para elevar su participación en Telecom Italia SpA podrían sacudir la industria de telecomunicaciones de América del Sur si los reguladores antimonopolio obligan a las telefónicas europeas a vender activos en Argentina y Brasil.

Lo que no está claro en esta etapa inicial es si la transacción atraerá nuevos actores a dos de los mayores mercados de la región, o si abrirá espacio para que los competidores aumenten sus posiciones.

Telefónica dijo recientemente que elevaría su participación en el principal accionista de Telecom Italia, Telco, a 70% desde 46%. Telco posee 22,4% de Telecom Italia. Funcionarios argentinos y brasileños dicen que el acuerdo podría violar leyes antimonopolio en sus países, que en forma combinada representaron casi 40% de los ingresos de Telecom Italia el año pasado.

En Brasil, Telecom Italia es dueña del operador de telefonía móvil TIM Participações SA, mientras que Telefónica Brasil SA posee importantes operaciones de línea fija y móviles. Juntas representan casi 56% de los 267 millones de suscripciones de teléfonos celulares.

El ministro de Comunicaciones de Brasil, Paulo Bernardo, dijo el martes que no debe permitirse que una empresa individual controle ambos operadores, aunque la presidenta Dilma Rousseff señaló que la última palabra sobre las implicaciones del acuerdo para la competencia corresponde al regulador antimonopolio del país.

Un portavoz de Telefónica declinó comentar sobre el futuro de los activos latinoamericanos de la firma. Telefónica ha señalado que la transacción está sujeta a la autorización del regulador. Debido a temores relacionados con la competencia en Argentina y Brasil, el gigante español no participa en reuniones de directorio que involucren operaciones de TIM en Brasil y Argentina.

Franco Bernabè, presidente ejecutivo de Telecom Italia, dijo que vender activos en América Latina podría ser una forma de reducir el riesgo de una rebaja en la calificación crediticia de la empresa.

Una posible venta de activos por parte de TIM o Telefónica abriría oportunidades para que nuevos competidores ingresen al mercado brasileño, dijo João Pedro Brugger, quien gestiona US$136 millones en acciones y bonos para la firma de administración de activos Leme Investimentos.

"Creo que el proceso abre oportunidades de ganancias para accionistas minoritarios" de ambas empresas en Brasil, agregó. "Pero esto recién comienza".

Otros operadores de telefonía móvil en Brasil, el mercado más grande de América Latina, son Oi SA, con una participación en suscriptores de 19%, y América Móvil SAB, del multimillonario mexicano Carlos Slim, con 25%.

América Móvil, el mayor operador de telefonía móvil de América Latina, busca afianzar su posición en Europa y acordó respaldar la compra por parte de Telefónica de E-Plus, la división de telefonía móvil de la holandesa Royal KPN, en la cual la firma mexicana es el principal accionista minoritario.

América Móvil también prepara una oferta para adquirir KPN, lo que la convertiría en un socio minoritario de Telefónica Germany .

Un representante de Slim no estuvo disponible para comentar sobre las implicaciones de la transacción, en caso de que las hubiera, para América Móvil en Brasil.

Telefónica y Telecom Italia han dominado la industria argentina de telecomunicaciones durante más de dos décadas tras comprar los activos del monopolio estatal Entel cuando fue privatizado a principios de los años 90.

Telefónica de Argentina SA y Telecom Argentina SA controlan cerca del 90% de las líneas fijas del país y poseen casi dos tercios de sus casi 60 millones de suscripciones de teléfonos móviles.

El gobierno argentino ha sido muy crítico con los vínculos de propiedad entre las casas matrices europeas, y sostuvo que podrían afectar la competencia en Argentina.

El Ministerio de Planificación ordenó al regulador antimonopolio argentino y la Secretaría de Comunicaciones determinar si el acuerdo viola leyes locales.

En 2010, las autoridades argentinas aprobaron la adquisición por parte de Telefónica de una participación indirecta en Telecom Italia, solo después que la firma española acordara conferir a la familia local Werthein poderes amplios en Telecom Argentina.

Dado el escepticismo previo de Argentina frente a la participación de Telefónica en Telecom Italia, algunos analistas creen que el gobierno rechazará la transacción.

Henoch Aguiar, ex secretario argentino de Comunicaciones, dijo que si Italia aprueba la fusión, no habría otra opción legal más allá de la venta de Telecom Argentina.

Por años han circulado rumores en medios locales de que el gobierno podría intentar intervenir, comprar o incluso expropiar Telecom Argentina.

Aguiar desestimó una adquisición abierta por parte del gobierno, destacando que aunque el gobierno argentino ha mostrado interés en lanzar un operador estatal de telefonía móvil, no ha logrado mucho hasta ahora.

El año pasado, el gobierno argentino canceló dilatados planes para subastar espectro inalámbrico a inversionistas privados y, en cambio, lo cedió a la empresa estatal de telecomunicaciones ARSAT.

Tampoco está claro quiénes en Argentina estarían interesados en comprar la empresa si fuese puesta a la venta. A su precio actual, Telecom Argentina tiene una capitalización de mercado de unos US$3.500 millones.

La participación de Telecom Italia en Telecom Argentina podría ascender a entre US$1.200 millones y US$1.500 millones, dijo Aguiar. Pocas firmas en Argentina tienen disponible ese tipo de liquidez para comprar la empresa, agregó.

No hay comentarios: