Buscador:

30 sept. 2011

Samsung pagará a Microsoft por cada dispositivo Android que venda

Tras HTC, Acer y otros seis fabricantes de dispositivos Android, Samsung ha firmado un acuerdo de licencias con Microsoft para hacer uso de la propiedad intelectual que este último afirma poseer sobre el sistema operativo de Google. Esta medida se traducirá en el pago de royalties por cada smartphone o tableta gobernada por una plataforma supuestamente gratuita.
Aunque no se han revelado los términos économicos, los rumores apuntan a que serán unos 15 dólares por dispositivo. Samsung lleva vendidos más de 10 millones de smartphones Galaxy S II desde su lanzamiento en mayo, lo que significa que podría tener que abonar un total de 100 millones de dólares en tasas.

Los consejeros general y adjunto de Microsoft, Brad Smith y Horacio Gutierrez, se felicitan en la web Microsoft on the Issues de la que es su mayor victoria hasta la fecha a la hora de reafirmar sus derechos de propiedad intelectual sobre Android, y recuerdan que el único fabricante de peso con el que no se ha llegado a un acuerdo similar todavía es Motorola Mobility. Esta división, adquirida recientemente por Google, se encuentran en plena batalla legal con los de Redmond.
El pacto con Samsung también derivará en una mayor colaboración para “el desarrollo y comercialización” de Windows Phone 7.5 “Mango”, un soporte que los coreanos ya ofrecen a través de su gama de teléfonos Omnia. Entre Android, Windows Phone, Bada y Tizen, está claro que Samsung se está cubriendo las espaldas en el terreno de los sistemas operativos.
Finalmente, se producirá un intercambio entre sus respectivas carteras de patentes que proporcionará “amplia cobertura” a los productos de cada empresa.
En un comunicado enviado a la prensa, un portavoz de Google ha tildado de extorsión la actitud de Microsoft. “Esta es la misma táctica que hemos visto una y otra vez por su parte. Tras fracasar en el mercado smartphone, está recurriendo a medidas legales para beneficiarse de los logros de los demás e impedir la innovación”.
En otras palabras, la tormentosa relación entre Google y Microsoft no tiene visos de terminar a corto plazo.

No hay comentarios: