Buscador:

24 jun. 2011

Apple duda en la Bolsa, ¿quién lo iba a pensar?

Apple cerró la sesión de Bolsa del pasado lunes en 315 dólares. Un precio que situaba a las acciones de la empresa de la manzana en terreno negativo con respecto al comienzo del año. En torno a un 3% de bajada. Un hecho que no se daba desde el año 2008, cuando los mercados financieros vivían los peores momentos a causa de la crisis financiera. Además, tras haber marcado su máximo histórico a mediados de febrero, sus acciones han vivido una progresiva trayectoria de descenso que le han llevado a ceder en torno a un 12%.
A su vez, la capitalización bursátil de la compañía lucha por mantener la mágica cota de los 300.000 millones de dólares, valor que ha perdido durante algunas jornadas, en un escenario que no se daba desde finales de 2010. El martes Apple rebotó cerca de un 3%, pero ahora mismo en los mercados hay muchas dudas sobre cuál puede ser su evolución.
Para empezar, porque hay analistas que ya no se muestran tan eufóricos sobre Apple. Esta semana, la casa de Bolsa Oppenheimer & Co recortó su precio objetivo de los títulos de la compañía de la manzana de 450 a 420 dólares a 12 meses. Además, redujo sus previsiones sobre ventas del iPhone para el trimestre que concluye el 30 de septiembre, desde 20,5 a 19 millones de unidades. En marzo, fue la firma JMP Securities la que recortó la recomendación.
Estos recortes en el precio objetivo, los primeros en mucho tiempo para una estrella bursátil como Apple, coinciden con un momento de incertidumbre en las Bolsas por las dudas que hay sobre la evolución de la economía mundial y el impacto que puede tener la crisis, con la consiguiente contracción del consumo. Aquí Apple ha chocado con Grecia.
Pero no son los únicos motivos de esta dubitativa evolución en Bolsa. En el mercado se sigue temiendo sobre la salud de Steve Jobs y sobre cuál puede ser el destino de la empresa sin su principal alma. El directivo reapareció en la reciente presentación del iCloud, pero de las dos horas del acto, no habló más de media hora. Apple quiso que participaran más ejecutivos, como queriendo mandar el mensaje de que la empresa no es solo un hombre sino un equipo.
Además, ha habido noticias no tan positivas para la empresa. Por ejemplo, la pérdida de su responsable de la división de tiendas, que se marchó a JCPenney, o el acuerdo extrajudicial con Nokia por el litigio de las patentes que le costará a Apple en torno a 600 millones de dólares. Asimismo, la implantación y desarrollo de los nuevos servicios online o en la nube también pueden provocar nuevos incrementos de costes, situación que podría afectar a los márgenes de negocio de la compañía de la manzana. Esta semana se ha dicho, por ejemplo, que el coste anual del funcionamiento del iTunes supera los 1.300 millones de dólares anuales. Con estos parámetros, muchos se preguntan cuál puede ser el coste de funcionamiento de iCloud.
Otra incertidumbre abierta, según señaló la casa de Bolsa Jefferies, es la relacionada con las ventas del iPhone en China, a cargo de China Unicom, que no serían tan fuertes como había estimado el conjunto del mercado.
Mientras, las especulaciones sobre posibles novias para Apple no ceden. Y es que los más de 60.000 millones de dólares que tiene entre tesorería, inversiones a corto plazo e inversiones a largo plazo dan para mucho. Esta misma semana han sonado los nombres de Nintendo, que reforzaría la apuesta Apple en el segmento de los videojuegos, un área del que Jobs ha presumido en muchas presentaciones, y ¡RIM! Sí, también el fabricante de la Blackberry, uno de los grandes rivales de Apple, ha sonado como posible objeto de deseo. La compra de RIM reforzaría a Apple en las comunicaciones empresariales. En cualquier caso, son solo especulaciones.
Nuevo iPhone
Los rumores también están empezando a aparecer en torno al nuevo iPhone. Ayer, sin ir más lejos, diversos medios especializados apuntaron que Apple planea lanzar en septiembre un nuevo móvil (al que unos llaman iPhone 4S y otros iPhone 5) que contaría con el procesador A5 (más rápido), una pantalla con mayor resolución, y una cámara fotográfica de ocho megapíxeles. Con esta última prestación, la compañía estaría tratando de deshacer una de las críticas casi perennes que han recibido sus teléfonos, que no es otra que han llevado siempre cámaras de peor calidad que las de sus competidores.
Otras especulaciones apuntan a que Apple está diseñando un iPhone más barato que estaría destinado a los países emergentes. Quizá el mercado está esperando a que Apple empiece a aclarar más detalles de sus nuevos productos para tomar nuevas posiciones. Si Jobs y los suyos vuelven a convencer a la industria del peso de sus innovaciones no sería descartable un nuevo rally con el que sus acciones se acercarían a los estratosféricos precios objetivos establecidos por los analistas como los 612 dólares fijados por la firma Ticonderoga. Y es que, el verdadero desafío al que se enfrenta Apple es mantener el ritmo de crecimiento que ha tenido estos años (sus ingresos subieron un 83% en el último trimestre). Sin esos nuevos dispositivos tecnológicos, será difícil que los resultados corran a esa velocidad.

Publico

No hay comentarios: