Buscador:

16 dic. 2011

Brasil comenzará a fabricar chips en 2012 tras superar problemas de planta

El gobierno brasileño prevé que podrá comenzar a producir sus propios circuitos integrados (chips) a partir del próximo año tras superar los problemas estructurales de la fábrica que inauguró en febrero del año pasado y que aún está ociosa.

El inicio de operaciones de la fábrica a comienzos de 2012 fue anunciado el día 14 por el ministro brasileño de Ciencia, Tecnología e Innovación, Aloizio Mercadante, en una comparecencia a la Cámara de Diputados, según el portal del órgano legislativo.

Mercadante acudió al Congreso precisamente a explicar las razones por las cuales aún no ha comenzado la producción en la fábrica de chips inaugurada hace casi dos años en la ciudad de Porto Alegre y en la que el Gobierno invirtió cerca de 500 millones de reales (unos 278 millones de dólares).

La fábrica de chips del estatal Centro Nacional de Tecnología Electrónica Avanzada (Ceitec) es la primera de su género en América Latina y tiene por objetivo impulsar el mercado de electrónica en Brasil y atraer inversiones en el área.

La planta fue proyectada para contar con una sala diez mil veces más limpia que una Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital, lo que es una garantía de que los chips serán gravados sin problema en las placas de silicio.

Según los planes del gobierno brasileño, los chips del Ceitec serán producidos a partir de wafers de silicio de seis pulgadas de diámetro en los que los circuitos serán imprimidos a partir de procesos fotoquímicos.

Además de la fábrica de chips, la Ceitec cuenta con un centro de desarrollo de los microchips, que sí está en funcionamiento y ya ha creado tres tipos diferentes de microcircuitos.

El ministro explicó que la fábrica no ha sido puesta en funcionamiento debido a que el consorcio contratado para las obras, Racional Delta, entregó la planta con dos problemas estructurales que impiden el inicio de la producción.

De acuerdo con Mercadante, la planta carece de un sistema de abastecimiento de agua de gran pureza, necesario para la fabricación de los chips, y tampoco cuenta con tuberías suplementarias de seguridad, necesarias para un proyecto que genera 17 tipos diferentes de gases de alta toxicidad.

El funcionario agregó que la instalación de las tuberías suplementarias estaba prevista en el contrato pero que el consorcio constructor alega haber seguido todas las exigencias.

El ministro dijo que los ingenieros de la Ceitec están realizando las adaptaciones necesarias para garantizar que la fábrica pueda ser puesta en funcionamiento el próximo año.

Agregó que el Gobierno entablará una demanda contra la constructora por el incumplimiento del acuerdo y por las pérdidas que eso ha generado.

"Vamos a cobrarle al consorcio las inversiones que fueron hechas en los ajustes", afirmó.

Mercadante dijo igualmente que, ante la ausencia de la planta, la Ceitec contrató terceras empresas para producir los primeros microchips desarrollados en Brasil.

Entre tales chips destaca uno que permite rastrear animales, que ya fue testado y aprobado, otro para controlar la flota automotor del país y un tercero para distinguir tipos de sangre de donadores.

"Estamos produciendo los primeros lotes de algunos chips utilizando mano de obra de empresas tercereizadas hasta que la planta de la Ceitec comience a funcionar", dijo el ministro.

No hay comentarios: