Buscador:

9 feb. 2014

Consumidores y editores avisan del efecto "devastador" del pacto entre la UE y Google

Los editores europeos englobados en la Asociación de Periódicos Europea (ENPA) y la Asociación de Revistas Europeas (EMMA) han advertido del "efecto devastador" que tendría para la prensa y el resto de sectores creativos el principio de acuerdo de Bruselas con Google para evitar multa por abuso de posición dominante.
Este principio de acuerdo, que se someterá ahora a la opinión de los principales competidores antes de decidir si se cierra la investigación, "no impedirá el mantenimiento abusivo de la promoción de los propios servicios de Google, sino que precisamente consagra la legalización de este favoritismo", según los editores, que creen que los compromisos formulados por Google presentan "las mismas carencias que sus versiones anteriores, lo que los hace inútiles en el mejor de los casos".

Así, los editores se han mostrado "gravemente preocupados" porque Google "mantendrá inalterada su capacidad para degradar a su discreción a sus rivales en los resultados del buscador". "Ninguna de las propuestas formuladas aborda la utilización continuada y creciente sin autorización de los contenidos titularidad de terceros", han señalado.

Los editores de prensa y revistas específicamente reclaman igual tratamiento en búsquedas y despliegue de contenidos para todas las webs y la no utilización sin obtención de consentimiento previo del contenido de los editores (periódicos, revistas, y editores on line) más allá de lo indispensable, entre otras demandas.  Asimismo, exigen que se asegure que no se va a perjudicar directa o indirectamente a aquellas websites que restringen el uso del contenido por parte de Google
La búsqueda neutral de contenidos "no es una realidad"

Por su parte, la Asociación Europea de Consumidores (BEUC) considera que la Comisión Europea "ha caído hoy muy por debajo" del objetivo de garantizar que el consumidor disponga de una oferta justa en relación con las búsquedas en línea en Europa.
En opinión de la directora general de BEUC, Monique Goyens, los consumidores "deberían poder esperar unos resultados de búsquedas neutrales", algo que "no es una realidad hoy debido a la naturaleza del modelo de negocio de Google".

"Esperábamos que la CE remediara esto", señaló, y añadió que tras varios años de trabajo "ésta es una conclusión del proceso profundamente decepcionante".

BEUC citó como su principal preocupación la manera en que se presentarán los resultados de búsquedas sobre comparación de precios, que consideró que beneficiará a las empresas que tengan mayor influencia comercial.

También criticó que el acuerdo entre Google y la Comisión haya sido concluido "mayormente a puerta cerrada", y lamentó que la CE "no vaya a buscar las respuestas de las partes interesadas formalmente" en la investigación antimonopolio llevada a cabo por Bruselas durante tres años, en la que "no se ha alcanzado la meta propuesta de luchar contra el abuso de una posición dominante en el mercado".

Thomas Vinje, consejero legal para Europa de FairSearch —plataforma que agrupa empresas que defienden la libre competencia en las búsquedas online y móviles— indicó por último que el que la CE haya aceptado la propuesta de Google "es peor que no hacer nada" para combatir el supuesto comportamiento anticompetitivo del gigante estadounidense.
Google, confiado en "resolver sus problemas" con la UE

Google ha expresado su confianza en que los "cambios significativos" que adoptará en su manera de operar en Europa resuelvan los problemas detectados por Bruselas.
"Haremos cambios significativos en la manera en que Google opera en Europa", destacó Kent Walker, vicepresidente senior y responsable legal de Google.

"Hemos estado trabajando con la Comisión Europea para hacer frente a las cuestiones que nos plantearon y esperamos que las resuelvan", añadió el representante de la compañía de Mountain View.

Entre los principales cambios propuestos por Google es asegurar que los servicios de al menos tres de sus competidores aparecerán de manera "clara" y en condiciones de igualdad que sus propios servicios en búsquedas, por ejemplo, de hoteles, restaurantes o vuelos.

Antes de que este acuerdo sea validado formalmente por el Ejecutivo comunitario será sometido a la opinión de los competidores. Una vez confirmado el acuerdo, éste tendrá vigor en todo el espacio económico europeo durante un periodo de cinco años.

No hay comentarios: