Buscador:

21 abr. 2012

De cómo un incendio en Alemania afecta la producción mundial de autos


Cuando una planta química en la pequeña ciudad de Marl, en el oeste de Alemania, se incendió, la noticia apenas fue reportada por los medios.
Dos personas murieron y fue una tragedia para sus amigos cercanos y familias, pero las ondas de impacto no resonaron mucho más lejos de ahí.

Salvo en Detroit, Michigan, al otro lado del Atlántico.
Los recursos de la industria automotriz son tan apretados, que un pequeño problema en un remoto lugar puede generar una gran cantidad de consecuencias importantes.
Tres semanas después del incendio, ejecutivos de las empresas de carros más grandes del mundo y sus proveedores se reunieron con el ceño fruncido para hacer un balance de las consecuencias del incendio.
Y son serias.
Resulta que los sistemas de frenos y gasolina de los automóviles dependen de una resina llamada PA-12.
Y la PA-12 está hecha con un químico llamado ciclododecatrieno, o CDT (en inglés).
Las fábricas de Industrias Evonik en Alemania eran las responsables de una buena porción de los recursos mundiales (entre un cuarto y la mitad).

Preocupación real

La provisión de PA-12 ya estaba escasa porque también se usa para paneles solares.
Además, Evonik dijo que le va a tomar al menos tres meses e incluso más antes de que la planta química pueda volver a producir la cantidad que acostumbra.

Eso ha prendido todos los avisos de alarma en la industria automotriz universal.
Esta semana, más de 300 ejecutivos de compañías como General Motors, Volkswagen, Toyota y Ford se reunieron en Michigan, EE.UU., uno de los focos de producción automotriz más importantes del mundo.
Bajo los auspicios del Grupo de Acción de la Industria Automotriz, seis comités técnicos se han creado para evaluar el impacto de la escasez y la búsqueda de alternativas.
El grupo dijo que estaba claro que "una parte significativa de la capacidad de producción global" se ha visto comprometida.
Después de la reunión, ninguna de las grandes empresas automovilísticas estaba dando declaraciones públicas a la prensa.
Sin embargo, algunas fuentes dicen que hay una preocupación real de que el impacto potencial pueda ser grave, incluyendo una desaceleración en la producción mundial.

Aprobación obligatoria

Es raro decirlo, pero la industria del automóvil está buscando esperanza en el tsunami, el terremoto y el desastre nuclear que devastaron la industria japonesa el año pasado y pusieron demostraron cómo los fabricantes de todo el mundo dependen de los proveedores de componentes.
En ese momento, el miedo en toda la industria automotriz fue que habría escasez de algunos colores de pintura que eran producidos por una destruida planta en Japón.
Al final, encontraron alternativas.
Las opciones eran limitadas, pero las ventas no se afectaron. La necesidad fue la madre del ingenio.
Pero no ha sido fácil ver una solución eficaz a los daños causados por el incendio y la explosión en la planta alemana.
Uno de los organismos de investigación de la industria de autos, IHS Automotive, dijo que las alternativas tendrían que ser aprobadas por las autoridades, y que eso no se hace fácil ni rápidamente.
"Teniendo en cuenta las pruebas de componentes y los procesos de aprobación", dijo, "es poco probable que de un momento a otro se encuentre o desarrolle un material."

Golpe de los proveedores

De acuerdo con IHS Automotive, el estado de ánimo en la reunión de ejecutivos de la industria fue "extremadamente serio y había gran preocupación sobre el potencial de interrupciones de la producción en la industria de componentes, con evidentes efectos de cadena".
Las preocupaciones y el incidente llegan cuando la industria del automotriz en EE.UU. apenas comienza a recuperarse después de la crisis financiera.
Cerca de 60 plantas que suministraban a la industria automotriz en Estados Unidos cerraron desde octubre de 2008, lo cual acabó con 100.000 empleos.
En 2009 las ventas de automóviles en Estados Unidos cayeron a su menor nivel en 30 años, pero ahora están empezando a recuperarse.
Esto significa que ya había una preocupación sobre si los proveedores de partes podían mantener el ritmo.

Y eso fue antes de que el incendio en Alemania tumbara la primera ficha del dominó.                      



No hay comentarios: