Buscador:

9 dic. 2011

Francia y Alemania quieren impuestos comunes para la eurozona

Como parte de las medidas propuestas para afrontar la grave crisis financiera europea, los gobernantes de Francia y Alemania han hecho un llamado conjunto para que los países de la eurozona tengan impuestos en común a corporaciones y transacciones financieras.
La política tributaria se aplicaría inicialmente a la eurozona de 17 miembros. Por ejemplo, Francia se ha quejado durante mucho tiempo del bajo impuesto a las corporaciones en Irlanda, que asciende 12.5%.

La propuesta fue enviada en una carta al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en vísperas de una importante cumbre de la Unión Europea (UE).
Ambos países desean cambios en los tratados de la UE para hace cumplir la disciplina presupuestaria.
El esfuerzo por armonizar los impuestos de la UE es muy polémico. El Reino Unido, en particular, se ha resistido durante años a las medidas en ese sentido para el bloque de 27 países.
El corresponsal de la BBC en Bruselas, Chris Morris, indica que hay elementos para fastidiar casi a todos. Gran Bretaña ciertamente no firmará ningún impuesto a las transacciones financieras. Irlanda guarda celosamente su baja tasa al impuesto corporativo. Hay obstáculos en cada esquina.

Salvaguardias

"Debemos fortalecer el crecimiento a través de la competitividad y la convergencia de las políticas económicas de por lo menos los miembros de la eurozona", dice la carta del presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana Angela Merkel.
En ella exhortan a "un nuevo marco legal común totalmente compatible con el mercado interno", que cubra la regulación financiera, el mercado laboral, la convergencia y armonización de la base del impuesto corporativo e introducción de un impuesto a las transacciones financieras, políticas que respalden el crecimiento y un mejor uso de los fondos europeos dentro de la eurozona.
El primer ministro británico, David Cameron, expresó el miércoles que buscará salvaguardias para el poderoso sector financiero de Londres en la cumbre del jueves y viernes en Bruselas.
"Cuanto más pidan los países de la eurozona, más pediremos a cambio" sentenció. Cameron arguye que un impuesto a las transacciones financieras sólo funcionaría si es adoptado globalmente.
Chris Morris señala que las posiciones parecen estar endureciéndose.
Un alto funcionario alemán manifestó a la BBC su creciente pesimismo frente a lo que pueda lograr la cumbre de Bruselas. Algunos países todavía no entienden lo seria que es la situación, dijo.
Desestimó como un "truco" la idea de introducir un nuevo acuerdo fiscal para la eurozona dentro de los tratados existentes.

Descontento y desafíos

La carta de Merkel y Sarkozy exhorta a "un contrato renovado entre los estados miembros de la zona euro".
"La actual crisis ha expuesto claramente las deficiencias en la construcción de la Unión Monetaria Europea", señala.
"Junto con la moneda única, es indispensable un fuerte pilar económico, mejorar la gobernabilidad para fomentar la disciplina fiscal, así como un crecimiento más vigoroso y competitividad mejorada".
Pero un comisionado de la UE ridiculizó públicamente la idea de que las sanciones por sí mismas obligarían a los estados de la eurozona a acatar las reglas.
"Las sanciones automáticas son un chiste. La unión fiscal necesita un organismo colectivo y democrático de toma de decisiones que pueda responder a los desafíos y manejar la demanda agregada", expresó en Twitter el comisionado de asuntos sociales de la UE, Laszlo Andor.
Declaró a la BBC que los países más pequeños de la UE están descontentos ante la dominación de Francia y Alemania en el proceso de toma de decisiones.
"Con mucha frecuencia, cuando hablamos con otros estados miembros, fuera de estos dos, se escucha una cierta decepción e incluso amargura acerca de cómo se reparten algunos acuerdos o negocios sin las reuniones oficiales… y otros países podrían darse por sentados", dijo a la BBC.
"Por supuesto, es muy importante, más importante que nunca, que los líderes de Alemania y Francia estén de acuerdo... Pero creo que también es importante tener un debate muy inclusivo y ver todas las opciones que la Comisión Europea ha presentado", añadió Andor.
Claro que Francia y Alemania tienen desacuerdos, pero siguen queriendo un acuerdo que involucre a los 27 miembros de la Unión, señala Chris Morris. Y si no lo logran, procederán con los 17 miembros de la eurozona y cualquier otro país que se les desee unir.
De manera que hay demasiadas sombras sobre esta cumbre, pero también hay una perspectiva más amplia. La UE necesita reconstruir la confianza en el mercado alrededor de la eurozona, y ofrecer mejor protección a países como Italia, que tienen enormes deudas.
Eso quiere decir, según nota el corresponsal de la BBC, que hace falta trabajar más en la creación de una barrera financiera para escudar a países en dificultades, lo cual implica asegurarse que los estados que anunciaron brutales programas de austeridad realmente los implementen. Sin todo eso, la eurozona se mantendrá en peligro.

No hay comentarios: