Buscador:

23 ago. 2012

El sensor español de "Curiosity" trabaja según lo programado pese a la avería


  El equipo español encargado de la estación medioambiental REMS, uno de los diez instrumentos del rover "Curiosity", ha recalcado que éste está "funcionando perfectamente", pese al daño sufrido en uno de sus sensores, y que está recogiendo todos los datos de la superficie de Marte según lo programado.
"Teniendo en cuenta el reto científico que suponía la misión y el amartizaje del rover, es todo un éxito", ha asegurado a Efe el investigador Felipe Gómez, quien ha negado que esta avería ponga en entredicho el trabajo científico que también está siendo "un éxito".
El pasado 21 de agosto se conoció que REMS sufrió daños probablemente en los minutos finales del descenso del robot.
Este investigador del Centro de Astrobiología, quien se encuentra junto a otros científicos españoles en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, en sus siglas en inglés) en Pasadena (California), ha explicado -vía correo electrónico- que lo que se ha dañado es una de las tres tarjetas de uno de los sensores de viento.
REMS tiene un sensor por cada variable que mide y dos son para obtener datos de viento.
El deterioro se ha producido en uno de estos dos sensores, en concreto en una de sus tres tarjetas o centros sensitivos.
Por lo tanto, según Gómez, aun con una de estas tarjetas rotas el sensor puede seguir midiendo (el otro de viento no está dañado).
Este investigador ha asegurado que el resto de sensores de REMS que miden la temperatura del suelo y aire, la presión, la humedad relativa y la radiación ultravioleta están en perfecto estado.
REMS está colocado delante del "Curiosity", ha apuntado Gómez, quien ha relatado que debido a la avería se verán afectados "los detalles del viento que se recibe por detrás del rover".
En cuanto a cómo surgió esta rotura, Gómez ha afirmado que estaba previsto que en la zona de amartizaje del rover hubiera lo que los investigadores llaman 'regolito marciano' -polvo-, pero no rocas.
"Y ha resultado que había rocas de cierto tamaño", ha resumido.
REMS es un sensor ambiental y tiene que ir al descubierto -los demás instrumentos van protegidos-, según Gómez, quien ha añadido: "por tanto, hemos recibido esa tormenta de polvo de lleno".
A su juicio, han tenido "mucha suerte" y el "amartizaje ha sido todo un éxito si se analiza en detalle lo ocurrido y las dificultades técnicas que conlleva una misión así".
La parte dañada supone un "porcentaje muy bajo" del coste de la contribución española -unos 20 millones de euros incluyendo REMS y una antena que facilita el envío de datos-, ha detallado este investigador del CAB (centro mixto del CSIC y del INTA).
Preguntado sobre si esta avería pone en entredicho el futuro de REMS o la misión española, Gómez lo ha negado y ha insistido en que está "funcionando perfectamente" y enviando datos que por primera vez se recogen con esta resolución de la superficie marciana.
"Y lo ha hecho un equipo español, es todo un éxito", ha remachado.
Los primeros datos indican que las temperaturas son "muy suaves", desde -70 grados a -1 grado.
Gómez ha explicado que reciben datos diarios, al empezar la jornada que adaptan al horario marciano, por lo que hay días que comienzan a las 24:00 horas, otros a las 2:00 ó a las 5:00.
Ayer se supo que la superficie de Marte ya cuenta con el surco de "huellas" de las ruedas del explorador, después de que completara con éxito su primer recorrido por el Planeta Rojo.

No hay comentarios: