Buscador:

2 jul. 2010

El MIT crea un juego para aprovechar la inteligencia colectiva de los participantes

Fuente: El Pais.

Contribuir a la educación de Nexi, un robot capaz de demostrar sus sentimientos a través de una quincena de expresiones faciales, es lo que se dice un juego de niños, literalmente. De hecho, para hacerlo tan sólo hay que participar en una partida de Mars Escape, un juego online para dos personas, desarrollado por Sonia Chernova y Elisabeth Morant, miembros del grupo de Personal Robot del MIT (Massachussets Institute of Technology), dirigido por Cynthia Breazeal.
El objetivo es que las estrategias de los participantes y sus interacciones aporten la información necesaria para dotar la inteligencia artificial de Nexi de los conocimientos y la experiencia que le permitan realizar determinadas tareas junto con un compañero humano.
En Mars Escape el jugador puede conservar su humanidad y asumir el papel del astronauta o convertirse en un robot. La acción tiene lugar en una remota estación de investigación en Marte. El generador de oxígeno se ha estropeado y los jugadores deben recoger las muestras reunidas durante la misión y regresar a la nave espacial antes de que el oxígeno se acabe. El fatal desenlace acontece a los siete minutos del inicio, así que el juego no puede durar más; si los dos jugadores se organizan rápidamente y colaborar eficazmente pueden terminar antes.

Jugar de dos en dos

A pesar de que la gráfica no es extraordinaria, Mars Escape resulta suficientemente entretenido como para jugarlo unas cuantas veces. Está disponible para Macintosh y PC, se debe descargar previamente y se juega en tiempo real con un compañero remoto. El tutorial dura unos cinco minutos, pero luego hay que esperar a alguien para jugar, ya que no es posible llevar a cabo la misión en solitario. Es el propio sistema quien se encarga de emparejar al azar a los jugadores.
"Aunque las tareas que se deben realizar son siempre las mismas, nos hemos dado cuenta de que hay muchas aproximaciones diferentes y que los jugadores pueden llegar a enfrentarse a ellas de formas muy diversas. Por eso, al terminar el juego les pedimos que contesten unas preguntas sobre su experiencia", indica Sonia Chernova, que lleva trabajando con Elisabeth Morant en este proyecto desde septiembre 2009.
"Mars Escape fue concebido para estudiar el trabajo en equipo, la coordinación y la interacción, con el propósito a largo plazo de crear robots capaces de trabajar con los humanos", explica Chernova.
Las investigadoras están construyendo una enorme base de datos en la que se almacenan las estrategias seguidas a lo largo de miles de partidas y los datos recopilados a través de centenares de interacciones. Posteriormente el análisis algorítmico de esta información servirá para generar un modelo de comportamiento informático, que se utilizará en la programación de las acciones de un robot autónomo.
"El objetivo es que el robot Nexi pueda realizar las mismas acciones con un compañero humano, para poder ser una ayuda valiosa en la vida real para resolver situaciones análogas a las que aparecen en el juego", añade Chernova. Esto sucederá en la etapa final del proyecto, en septiembre, cuando el Museo de la Ciencia de Boston acogerá una versión física y a tamaño humano de Mars Escape. En esta ocasión, el participante ya no podrá escoger qué papel interpretar, sino que deberá llevar a cabo la misión con la ayuda del robot Nexi.
Las dos investigadoras se basaron en un juego anterior, The Restaurant Game, desarrollado por Jeff Orkin y Deb Roy en el MIT Media Lab, cuya experiencia se aprovecha para resolver problemas en el mundo físico.

No hay comentarios: