Buscador:

7 sept. 2013

Nuevos documentos de Snowden detallan cómo espiaba la NSA

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos desarrolló en secreto la capacidad de descifrar o sortear la codificación habitual de Internet utilizada para proteger desde correos electrónicos hasta transacciones financieras, según informaciones publicadas por los diarios The Guardian, The New York Times y la web ProPublica, que citan documentos provistos por Edward Snowden.

Según la información publicada ayer por estos medios, la NSA usó una serie de medios, incluyendo la inserción de "puertas traseras" en productos tecnológicos y servicios populares, hasta superordenadores, órdenes secretas de cortes y manipulación de procesos internacionales sobre codificación estándar.

Las informaciones indican que la NSA y homónimo británico, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ por sus siglas en inglés), informaron de avances contra la tecnología Secure Sockets Layer, que protege a millones de sitios web que comienzan con "https", y redes virtuales privadas, comunes para trabajadores de oficina remotos y personas que buscan ocultar su ubicación.

Defensores de la privacidad han logrado convencer a Google, Facebook y otros proveedores de servicios populares a cambiarse a SSL para todos sus usuarios, pero las nuevas revelaciones sugieren que ese esfuerzo podría ser inútil contra la NSA.

New York Times y ProPublica citaron un archivo de inteligencia que revela que la NSA gasta más de 250 millones de dólares al año en su proyecto "Sigint Enabling Project", que "compromete activamente a las industrias de tecnología estadounidenses y extranjeras a influir de forma encubierta o abiertamente apalancar los diseños de sus productos comerciales" para hacerlos "explotables".

No queda claro en los artículos -muy extensos, complejos y documentados-, hasta qué punto es habitual que estos gigantes de internet permitan el acceso encubierto a sus productos ni cuán a menudo la NSA las obligó a hacerlo mediante órdenes judiciales secretas.

Tanto New York Times como ProPublica -que han trabajado en común en esta investigación- dicen que responsables de inteligencia les solicitaron no publicar sus hallazgos por una cuestión de seguridad nacional, argumentando que sus blancos extranjeros podrían cambiar a nuevas formas de codificación o comunicación si se revelan las tácticas de la NSA. La web ProPublica, la primera publicación digital ganadora de un premio Pulitzer, justifica en su editorial de hoy su decisión de sacar a la luz esta historia.

"Algunos hechos específicos" fueron eliminados, dijo el New York Times. Los artículos tampoco señalan qué sistemas habituales de codificación fueron efectivamente descifrados o violados.

No hay comentarios: