Buscador:

24 abr. 2009

"Me negué a patentar Internet porque es de todos"

Fuente: Expansion.com.
Madrid se convirtió ayer en el punto de encuentro de la industria mundial de Internet, con la inauguración de la 18ª Conferencia Internacional WWW. El certamen (que inició sus primeras sesiones el pasado lunes y se prolongará hasta el próximo viernes) cobra especial relevancia, al coincidir esta edición con el 20 aniversario de la World Wide Web, la tecnología que “aportó orden al caos de información y comandos que conformaba Internet”, reconoció ayer Vinton Cerf, uno de los creadores de la Red.
Internet nació en los años setenta a partir de un programa militar de comunicación en EEUU para convertirse desde 1989, gracias a la WWW, en la herramienta que revolucionaría el trabajo, el ocio y la vida entera de cientos de millones de personas. Pero el que podría ser “el invento más importante desde la imprenta”, en palabras de Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, es también algo vivo, “que ha evolucionado mucho a lo largo de estos veinte años y que seguirá haciéndolo en el futuro”, apunta Cerf.
El esquema WWW de Internet ha logrado desafiar todas las leyes comerciales, al sobrevivir casi intacto durante dos décadas. Desde 1991, el número de internautas ha pasado de 600.000 a más de 700 millones de personas. “Hoy, sería impensable un mundo sin Internet. Nos hemos acostumbrado a tener toda la información disponible a sólo unos clics”, asegura Cerf.
La Red está avanzando en varios sentidos. En primer lugar, está siendo empleada para muchas más cosas que para las que había sido diseñada. Nadie podía imaginar, hace veinte años, por ejemplo, las dimensiones que alcanzaría la Red de redes, que cualquier internauta podría crear sus propios contenidos o que los usuarios navegaran a través de teléfonos móviles.
Compatibilidad
“La clave reside en que la comunidad de programadores se ha volcado mucho en este invento; han desarrollado aplicaciones compatibles unas con otras y se han amoldado bien a los descubrimientos de otros compañeros de la industria”, indica Tim Berners-Lee, creador de la WWW. “Cuando creé Internet, me negué a patentarlo. Es una tecnología pensada para la sociedad, para que las personas puedan informarse y comunicarse entre sí. Los intereses particulares de liderar la industria con aplicaciones patentadas e incompatibles con las del resto de programadores no tienen sentido aquí”, afirma Cerf.
Y añade, en clara referencia a empresas como Microsoft: “Por supuesto, las aplicaciones propietarias (aquéllas que no muestran el código de programación a los demás) tienen cabida en el mercado, pero el conjunto de Internet sólo podrá evolucionar a través de un desarrollo compartido, en comunidad”. “Es un mundo increíble. Uno aporta su granito de arena y, rápidamente, otra persona ha desarrollado una aplicación que amplía las posibilidades de la anterior”, destaca Berners-Lee.
Retos
La Web se enfrenta ahora a varios retos. El primero de ellos es evitar que, a pesar de su enorme crecimiento, la tecnología no se complique en exceso. “La interfaz, es decir, la pantalla que el usuario ve, es algo sencillo, pero las capas que hay debajo comienzan a ser excesivas. La sencillez no es incompatible con la solidez”, dice Berners-Lee.
Los dos gurús de Internet coincidieron ayer en otro punto básico: “Sólo hay una Red, luego todo debería basarse en estándares. El lenguaje de programación y la información también deberían ser universales, accesibles a todos”, destaca Berners-Lee. “Los móviles no pudieron conectarse a la Red hasta que se abrieron. Necesitamos más apertura, más compatibilidad”, concluye.
La WWW cumple veinte años
Los inicios
En marzo de 1989, Tim Berners-Lee presentó a su superior en el Cern, Mike Sendall, un documento titulado ‘Gestión de la Información: Propuesta’. “Vago, pero excitante”, fue la respuesta de Sendall. Un año después, se creó la WWW, un sistema que daría forma al caótico conjunto de datos que formaba Internet.
Dos realidades
A menudo se emplean los términos ‘Web’ e ‘Internet’ de forma indistinta, pero hacen referencia a cosas distintas, relacionados entre sí. La Web necesita el soporte de información que le proporciona Internet, mientras que ésta debe su éxito al esquema por el que el usuario encuentra una casilla en la que introducir una dirección web, sin necesidad de ‘bucear’ por la Red.
Explosión
El año que viene, Internet tendrá más de 1.000 exabytes (billones de gigabytes) de información y el buscador de Google indexará y procesará cada día más de 20 petabytes de contenidos. Un petabyte equivale a todos los libros y revistas publicados en la historia de la Humanidad. Todas las palabras dichas por los humanos equivaldrían, según algunos estudios, a cinco petabytes.
Problemas
El rápido crecimiento de Internet, y el hecho de que éste sea empleado para cosas distintas que para las que había sido diseñado, abre la puerta a algunos problemas de privacidad, seguridad y velocidad. La búsqueda de soluciones pasa por desarrollos tecnológicos, nuevas normativas y campañas de sensibilización.
Tendencias
En estos veinte años, hay algunas cosas que han permanecido igual: el empleo del lenguaje HTML yde los documentos PDF, la constante actualización de la información y los estándares tecnológicos de la industria. Los cambios son más abundantes: las búsquedas online y el márketing se han convertido en una ciencia, se ha incrementado la rapidez con la que crece la Red e Internet ha llegado al móvil, entre otras cosas.

No hay comentarios: