Buscador:

12 ago. 2011

Los blogs se vuelven profesionales y como parte del trabajo


Internet ha generado un abanico de nuevos oficios y una prueba de ello es que cada vez hay más gente que cobra por escribir en blogs, unas herramientas que han servido desde su creación para que cualquiera pueda publicar sus textos y llegar a una audiencia más o menos grande.
El 35% de los blogueros de todo el mundo actualiza estas páginas como parte de su trabajo, según una encuesta de la consultora Technorati, una cifra que ha escalado 7 puntos porcentuales desde 2009, cuando era del 28 por ciento.
El director del proyecto "Manual del español para Internet" de Fundéu BBVA, el periodista Mario Tascón, precisa que los autores de blogs pueden recibir modestos ingresos por publicidad o incluso un sueldo convencional, aunque sujeto a peores condiciones laborales.
"En la red sí hay trabajo, de otro tipo, pero hay trabajo y dinero", explica. En algunos casos, son los conglomerados mediáticos los que contratan a blogueros y les pagan por actualizar unas bitácoras desarrolladas por las propias compañías.
El blog Trending Topics pertenece a lo que se denomina una "red" profesional de bitácoras, compuesta por varias páginas asociadas a un medio de comunicación. En este caso, El País provee a la periodista Delia Rodríguez de un espacio para analizar los temas de moda de internet.
"Yo siempre he sido bloguera de forma paralela a mi carrera de periodista y ha sido muy bonito que, al final, las dos vías se cruzaran", afirma Delia, quien reconoce que es difícil vivir de un blog, según informó la agencia Efe.
Más bien, dice, se puede vivir de los "añadidos", como escribir reportajes para medios convencionales y participar en charlas. La idea de un blog profesional es que sea la "carta de presentación" para otro tipo de actividades periodísticas, asegura.
Delia, quien habla de cumplir "el sueño de escribir en pijama" a través de las bitácoras profesionales, asegura que nunca dejará de ser bloguera, pese a estar inmersa en un nuevo proyecto de periodismo convencional.
Las bitácoras son unas publicaciones que permiten a todos los autores tener "las mismas oportunidades", según Tascón, algo que si se combina con la pasión de algunos usuarios por determinados temas, puede dar lugar a pequeños medios de comunicación especializados dirigidos por editores "amateur".
Aunque no es bloguero profesional -con 38 años, se dedica a la investigación en el campo de la bioquímica-, Alberto García es el responsable del blog sobre cómics Entrecomics.com y dedica entre seis y ocho horas diarias a actualizarlo, sin recibir retribución económica alguna por su actividad, explica.
Este fan de los cómics, que rechaza la etiqueta de "experto", reconoce que sin su bitácora no habría podido llegar a actividades profesionales relacionadas con ese mundo, como por ejemplo colaborar con revistas culturales y participar en mesas redondas.
Pese a estos ejemplos, todavía sobrevive una concepción de los blogs como algo íntimo, como una herramienta para que los internautas, lejos de las aspiraciones profesionales, griten sus sentimientos ante la inmensidad de la red.
Gina Tost es una joven de Barcelona que desde 2002 mantiene al día su blog Ginatonic.net como "un diario personal en la red" en el que cuenta su vida cotidiana.
Ha sido candidata a los premios Best Of Blogs (BOB), algo que considera "increíble", pero no ha profesionalizado su bitácora.
"Perdería ese alma de hacerlo porque me gusta (...). Lo escribo para mí, no para una audiencia", explica. Pese a tener más de 12.000 seguidores en Twitter, Gina Tost concibe su blog como una "vía de escape".
Al fin y al cabo, los blogueros, profesionales o no, han encontrado en los blogs una vía de escape para saciar sus inquietudes.

No hay comentarios: