Buscador:

25 mar. 2009

Selipsky: 'Hay que diferenciarse en la forma de consumir tecnología'

Fuente: El Mundo.

Mientras otras compañías ven con pánico como se desploman sus acciones, Adam Selipsky, vicepresidente de Amazon para servicios a través de Internet, mira con tranquilidad la recesión. "Es difícil de cuantificar, pero la actual situación económica favorece nuestro negocio", asegura desde una sala de conferencias con vistas a la ciudad de Seattle.

Lo apoya con datos: su base de consumidores crece un 10% cada cuatro meses, con servicios que son tres veces más populares que hace un año y con una fidelidad de un 99,5%. Números espectaculares que incluso en el 'boom' de las empresas de Internet habrían llamado la atención.

Selipsky piensa en 'la nube' -una expresión que define servicios que ofrecen terceros y que funcionan a través de la Red, de manera externa-, un nuevo modelo que para muchos como él es la salvación de las empresas tecnológicas por resultar escalable, asequible y rentable; fiable, flexible y 'verde'. Y, sobre todo, más cómodo para los usuarios.

"Todos los ejecutivos con los que hablo tratan de hacer los mismos o más proyectos con un presupuesto estático", explica Selipsky. "Nosotros ofrecemos la oportunidad de convertir capital fijo en capital operativo. Algo especialmente valioso en las circunstancias actuales", destaca.

De las pequeñas a las grandes empresas

La expansión de los servicios de Internet de Amazon ha sido rápida pero controlada. Hace sólo un año, su servicio de almacenamiento S3 contenía alrededor de 12.000 millones de elementos. Hoy, ese número se acerca a los 40.000 millones. Asimismo, su servicio de computación distribuida EC2, lanzado hace menos de tres años, ha pasado de atraer a pequeñas empresas a tener clientes como IBM, The New York Times, Sun u Oracle.

Algo que se debe, según Selipsky, a que "es natural que pequeñas y nuevas compañías adopten rápido estas tecnologías" mientras que a las grandes les cuesta más adaptarse por contar ya con este tipo de infraestructuras, lo que supone un cambio de mentalidad importante. Sin embargo, destaca que los resultados son positivos y que incluso empresas de fondos de riesgo y farmaceúticas que llevan a cabo investigación y operaciones diarias con la ayuda de servicios en red.

Dadas las previsiones de crecimiento, otras grandes compañías ya se han lanzado a este mercado, como es el caso de Microsoft con Windows Azure o de Google con sus servicios de pago para empresas. E incluso han aparecido otras.

Pero para Selipsky, sin embargo, ésta no es su competencia: "Más importante aún que diferenciarnos de nuestros competidores es cambiar la forma en que los usuarios han consumir tecnología en los últimos 30 años. Hay un cambio de mentalidad significante en los últimos dos años, pero la mayor parte de los usuarios todavía compran tecnología, instalan programas y lo ponen todo en su propio terreno".

Alto riesgo de evaporación de 'la nube'

"No hay compromisos, no hay contratos de uso y no hay mínimos (...) los servicios de Internet de Amazon son totalmente de pago por uso, de modo que cualquiera puede despedirnos en cualquier momento sin avisar", destaca Selipsky sobre la volatilidad de 'la nube'. "Jeff Bezos -presidente de Amazon- suele decir: 'No no deberías levantarte preocupado por tus competidores, deberías hacerlo asustado por tus consumidores".

Una de las principales pegas que los expertos ponen a estos servicios es su fiabilidad. El de almacenamiento de Amazon se paró durante siete horas el pasado mes de junio, lo que perjudicó a 490.000 clientes, entre ellos empresas como Twitter. Gmail, el correo electrónico de Google, se cayó durante dos horas en febrero y provocó una oleada de reacciones en Internet.

Tampoco hay que perder de vista al 'spam'. Algunos clientes de computación distribuida de Amazon utilizaron este servicio para generar correo no deseado y muchas de las direcciones del proveedor fueron añadidas a listas negras. Un mal uso puede provocar un grave problema, aunque Selipsky asegure que es "un porcentaje increíblemente pequeño". "Y lo que para unos es 'spam', para otros es publicidad dirigida. Pero si detectamos algún abuso, tomaremos medidas", aclara.

Vacío legal

Uno de los servicios más criticados de Amazon es Mechanical Turk, un sitio donde se las compañías ofrecen microtrabajos puntuales a los usuarios -como clasificar imágenes, gestionar bases de datos o hacer búsquedas-. Sin embargo, falta una regulación que controle las más de 30.000 ofertas de trabajo de la página, lo que provoca que hayas sueldos tan bajos como dos dólares por hora o la ausencia de vacaciones.

El ejecutivo de Amazon, sin embargo, niega estas acusaciones de explicación: "Nuestra experiencia nos dice que si el salario no es el adecuado, el trabajo no se hace". A cambio, "muchos trabajadores encuentran trabajo que creen divertido y lo hacen por diversión".

En todo caso, Selipsky admite que "lo que es realmente interesante de Mechanical Turk es que es muy capitalista. El libre mercado realmente genera perdedores y ganadores". Es difícil llegar una conclusión. Cualquier compañía que saque provecho a un negocio de 160.000 millones de dólares mientras genera un mercado de trabajo donde se paga en céntimos está camino de ser uno de los grandes vencedores de la recesión. Son las ventajas de los tiempos difíciles.

No hay comentarios: