Buscador:

23 sept. 2009

Escándalo en Chicago 2016: un amigo del alcalde acumula terrenos junto a las instalaciones olímpicas

Fuente: Cotizalia.

Una trama de corrupción inmobiliaria desvelada por el Chicago Tribune amenaza con echar por la borda las posibilidades de Chicago como ciudad organizadora de los JJ.OO. de 2016. El promotor Michael Scott, antiguo miembro del comité olímpico local y presidente del Consejo de Educación de la ciudad, además de íntimo amigo del todopoderoso alcalde Richard Daley, ha ido adquiriendo “de manera silenciosa” terrenos municipales en los alrededores de Douglas Park, lugar designado para albergar algunas de las instalaciones olímpicas, compras que le colocarían en posición ventajosa para enriquecerse si la ciudad consiguiera los Juegos.
El caso salió a la luz a finales del pasado agosto, como consecuencias del trabajo del equipo de investigación (Chicago Watchdog) del diario. El promotor inmobiliario Michael Scott, que formó parte desde el principio del equipo de la candidatura olímpica formado por el alcalde Daley, lidera un proyecto residencial y comercial en las inmediaciones del lugar elegido para construir las instalaciones deportivas, lo cual, de resultar Chicago elegida el próximo 2 de octubre, implicaría la consiguiente subida del precio del suelo en la zona y gigantescas plusvalías en unos terrenos que actualmente son considerados un barrio marginal de la ciudad.
De acuerdo con la investigación del Chicago Tribune, el plan, que incluye el establecimiento en la zona de un Nike Store, ya ha recibido la aprobación de las autoridades locales “que han reservado lotes de terrenos para el grupo de Scott”. El promotor ha estado involucrado en otros controvertidos asuntos en el pasado, como cuando abandonó su puesto como responsable del desarrollo del cable en la ciudad para trabajar para una de las compañías del sector, por lo que su nombramiento para formar parte de la candidatura olímpica y del Consejo de Educación de la ciudad generó una notable controversia.
El escándalo ha levantado gran preocupación entre una ciudadanía que teme que sean “los amigos del alcalde los auténticos beneficiarios de la concesión de los JJ.OO. a la ciudad, tal y como ya ha ocurrido con otros contratos de reciclaje de basuras o en la construcción del Millenium Park”. De hecho en los planes originales presentados por la candidatura no figuraba Douglas Park, al punto de que fue en 2007 cuando se decidió incluirlo en el plan de instalaciones olímpicas, lo cual supuso cambiar de emplazamiento algunas de las disciplinas.
El Douglas Park fue finalmente elegido para albergar el velódromo, frente a otras alternativas como Garfield Park. Valerie Leonard, una líder del movimiento vecinal de la ciudad, aseguraba al Chicago Tribune que “pienso que todo el mundo tiene derecho a aprovechar la oportunidad de hacer dinero, porque creo en el modelo americano, pero esa posibilidad resulta muy cuestionable cuando quien se enriquece es gente que tiene constantemente acceso a información restringida a la que nadie más puede acceder”.
Obama no estará en Copenhague apoyando a Chicago
Inicialmente, la candidatura rechazo la existencia de cualquier conflicto de interés respecto a las actuaciones de Scott, resaltando los grandes servicios por él prestados al proyecto olímpico Chicago 2016 y a la comunidad. En esta línea, el alcalde Daley se negó en redondo a dar explicaciones con el mal humor que le caracteriza, si bien finalmente se vio obligado a reconocer que “hubiera sido recomendable que Scott hubiese dado a conocer los detalles de su proyecto inmobiliario”. En última instancia, la candidatura olímpica emitió un comunicado declarando rota cualquier relación entre Scott y Chicago 2016.
El escándalo viene a sumarse al alto nivel de desconfianza mostrado por la población de Chicago hacia la celebración de los Juegos (un 84% está en contra) en la ciudad. La mayoría piensa que, a pesar de las promesas de su alcalde, las Olimpiadas acabarán teniendo un altísimo coste en impuestos para sus habitantes. Sorprende que en Madrid el porcentaje sea prácticamente el mismo, aunque en sentido contrario. Más semejanzas con Madrid: El alcalde Daley ha llenado de parquímetros la ciudad.
El caso podría tener que ver con la hábil retirada de escena del presidente Barack Obama, que ha anunciado que no asistirá el 2 de octubre en Copenhague a la elección de la ciudad organizadora de los Juegos de 2016. La Casa Blanca enviará en su lugar a Michelle Obama, nacida y crecida en Chicago, y no son pocos los que sospechan que esta sustitución tiene que ver con el deseo del presidente de no resultar salpicado por este escándalo.

No hay comentarios: