Buscador:

11 sept. 2009

Bacterias producen más quitinosas en ambientes contaminados, según estudio brasileño

Fuente: Pueblo en Linea.

Las bacterias quitinolíticas, microorganismos fundamentales para los ecosistemas marítimos, consiguen producir más quitinosas, la enzima com la que degradan la quitina, cuando viven en ambientes contaminados, según un estudio realizado por investigadores de una universidad brasileña.

El descubrimiento permitirá la producción a escala industrial de las quitinosas y favorecerá su uso en diferentes aplicaciones, informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp),que financió parte del proyecto.

La importancia del descubrimiento para la ciencia obedece a que los investigadores han identificado en los últimos años importante aplicaciones potenciales de la quitinoso en la agricultura, como el control de insectos y hongos, y en el desarrollo de plantas transgénicas resistentes al ataque de microorganismos.

Las quitinosas son las enzimas capaces de degradar la quitina, uno de los principales componentes de las paredes celulares de los hongos y del resistente exoesqueleto de los artrópodos (arácnidos, crustáceos e insectos)y de los moluscos.

Según la investigación de la Universidad de Sao Paulo (USP), en los ambientes marinos com mayor impacto de las actividades humanas y mayor nivel de contaminación fecal, las bacterias quitinolíticas tienen más capacidad de producir las quitinosas.

El estudio evaluó la diversidad de estas bacterias en muestras de agua de mar y de plantón recogidas en tres diferentes regiones del litoral del estado de Sao Paulo com niveles diversos de actividad humana.

Pese a que los ambientes contaminados favorecen la producción de quitinosas, también reducen la diversidad de las propias bacterias, lo que puede provocar desequilibrios ambientales.

El estudio fue realizado por la bióloga Claudiana Paula de Souza,investigadora del Instituto de Ciencias Bioméridas de la USP, como su tesis de doctorado, y tuvo como orientadora a la profesora Irma Rivera, del Laboratorio de Ecología Microbiana Molecular de dicho instituto.

"El nivel de contaminación fecal presente en cada uno de los tres ambientes estudiados influyó significativamente en la diversidad y en el potencial enzimático de las bacterias", explicó Rivera.

De acuerdo com la investigadora, la mayor diversidad de las bacterias (19 géneros) fue constatada en las muestras recogidas en la región del canal de San Sebastiao y en Ubatuba, que tienen niveles medio y bajo de nivel de impacto de actividades humanas.

En la Cuenca Santista, com niveles de impacto y contaminación mayor, la diversidad fue muy inferior y hasta el 78 por ciento de las bacterias pertenecía al mismo género, pero estos microorganismos fueron los que más produjeron quitinosas.

Estas enzimas son importantes para la ecología marina debido a que destruyen el exoesqueleto abandonado en el ambiente por crustáceos y moluscos.

"Las bacterias usan las quitinosas para digerir quitina como una fuente de nutrientes y permiten, de esa forma, el reciclaje de estos materiales en los océanos", según la investigadora.

Los mayores volúmenes de quitinosas fueron detectados en las bacterias recogidas en aguas del mar de la Cuenca Santista, las más contaminada del litoral de Sao Paulo.

El estudio concluyó que, cuando hay alta concentración de contaminación orgánica en el ambiente acuático, las bacterias pueden aumentar su producción de quitinosas y degradar mayores cantidades de quitina, pero que, a partir de un determinado límite, el nivel de contaminación pasa a reducir la capacidad de las bacterias de recuperarse.

No hay comentarios: