Búsqueda personalizada

23 nov. 2016

Proponen impuestos a la carne y la leche con la excusa del calentamiento global

Hasta el momento los gobiernos han centrado sus políticas del clima en los sectores de la energía, la industria y el transporte. Pero un buen porcentaje de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen del sector primario. En concreto, un estudio de la FAO publicado en 2013 estimó que el 14,5% de nuestras emisiones son debidas al ganado, de las cuales un 65% son producidas por eructos y ventosidades de los animales. En total, la ganadería produce al año 7,1 gigatoneladas "equivalentes al CO2", una forma de medir las emisiones que convierte la masa de todos los gases de efecto invernadero a la de dióxido de carbono que haría falta para calentar la atmósfera en la misma medida.

Un estudio de la Universidad de Oxford publicado en Nature la semana pasada ha propuesto una política para reducir esas emisiones: un impuesto sobre la carne y la leche. Sería lo que los economistas llaman un impuesto pigouviano que no tendría como objetivo explícito recaudar más, sino reducir la actividad a la que ponen ese recargo. En concreto, la cifra óptima según sus modelos sería nada más y nada menos que un 40% sobre la carne de vacuno, un 25% sobre los aceites vegetales, un 20% sobre la leche, un 15% sobre la carne de cordero, 8,5% en la de pollo, 7% en la del cerdo y un 5% a los huevos, entre otros impuestos. Otros productos tendrían impuestos menores para optimizar, según los autores, no sólo las reducciones de emisiones a la atmósfera sino también nuestra salud.

Y es que, pese a la creciente controversia sobre los efectos reales sobre nuestra salud y peso del consumo de grasas y carbohidratos, el estudio se cree capaz de predecir que se evitarían 107.000 muertes anuales en 2020 de aplicarse estos impuestos. Si además se recogieran las recomendaciones de emplear los ingresos de dichos impuestos en subvencionar frutas y verduras y dar ayudas a las familias de menos ingresos para comprar comida, el modelo empleado por los investigadores alcanza la cifra de 492.000 muertes menos al año.

En cuanto a las emisiones, la medida conllevaría una reducción de 1 gigatonelada anual de gases equivalentes al CO2, una cifra similar a la que emite toda la industria de la aviación. Y todo al módico precio de volver a convertir la carne y la leche en un lujo para los que más tienen.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...