Búsqueda personalizada

10 dic. 2015

Las carreras de drones buscan ser la nueva estrella de los deportes extremos

LOS ÁNGELES - Una fría noche de octubre, después de que los negocios de un centro comercial habían cerrado, seis jóvenes a los que les agradaba correr carreras de drones se reunieron en un estacionamiento subterráneo para automóviles con el fin de perfeccionar sus destrezas aeronáuticas. Usando joysticks como controles remotos, condujeron pequeños drones con forma de "X" alrededor de torres de alta tensión y por debajo de los carritos del centro comercial. Cada uno de ellos disputaba el primer lugar.
Todos estos jóvenes tienen trabajos estables pero las carreras de drones, afirman, se han convertido en una nueva e incontenible pasión.
"Es todo lo que pienso sobre eso", dijo Richard Howarth, uno de los pilotos. "Siento como si estuviéramos en la puerta de algo grande".
Cuando se dice que un deporte es emergente, el término raramente pretende ser tan literal.
Los pilotos están al frente de este nuevo pero floreciente deporte de las carreras de drones, el cual, en apenas algo más que un año, ha reunido de algunos puñados separados de fanáticos hasta lograr una nueva y prometedora competencia. Los organizadores de la carrera están viendo la posibilidad de que se televisen las carreras y de que esto les otorgue importantes beneficios financieros.
"Vemos esto como el futuro", dijo Charles Zablan, el director ejecutivo de la Asociación Internacional de Carreras de Drones (International Drone Racing Association, en idioma inglés), una liga que cuenta con más de 500 miembros, con base en Los Ángeles, y que fue creada en abril. "Esto puede ser exactamente como los X Games, las carreras de motocross y las carreras aéreas de Red Bull".

Quizás; pero en este momento, las carreras de drones siguen estando en su tapa de formación. Entre los obstáculos con los que se encuentra, Zablan dijo: "Las reglas de la competencia todavía se están confeccionando; la experiencia para el espectador tiene sus fallas y nadie sabe bien cómo se manejará el deporte, o quién lo hará. Los cursos se dictan principalmente en campos abiertos, pero es probable que eso cambie ya que los grupos buscan contar con sitios más exóticos, como bosques, edificios abandonados o incluso los lugares que son patrimonio de la humanidad".
"Estamos en las primeras etapas", expresó Zablan. "Todavía ni siquiera sabemos qué es esto o qué podría ser, pero sabemos, sí, que es divertido y genial".
Lo que más necesita este deporte en esta etapa es dinero, y en los últimos meses el dinero ha comenzado a llegar. En agosto, otra organización, la Liga de Carreras de Drones (Drone Racing League, en idioma inglés) anunció una inversión de 1 millón de dólares de parte del propietario de los Miami Dolphins, Stephen M. Ross, a través de RSE Ventures, su división de inversiones. El director ejecutivo de la liga, Nicholas Horbaczewski, no reveló sus planes pero reconoció que existen informes que describen que se han realizado carreras similares a las competencias de los videojuegos en grandes extensiones de terreno. Horbaczewski dijo que el primer evento de gran envergadura de la compañía sería a principios del año 2016.
En julio, los campeonatos de carreras de drones en los Estados Unidos, que son eventos organizados por la compañía de entretenimientos deportivos RotorSports, tuvieron lugar en el California State Fair y el premio fue de 25.000 dólares. La compañía dijo que, el año próximo, organizará un campeonato mundial de carreras de drones en Hawái, con un premio de 100.000 dólares. La firma espera que el evento atraiga a más de 300 pilotos, muchos de los cuales llegan desde Europa, donde el deporte también está creciendo.
En el área de Los Ángeles, a la que algunos llaman la Meca de las carreras de drones debido al gran número de pilotos que viven y hacen volar sus drones allí, la Asociación Internacional de Carreras de Drones realizó su primer campeonato el sábado. El evento se denominó California Cup y atrajo a varios cientos de espectadores, quienes se pararon detrás de redes ubicadas dentro de cavernosos edificios y observaron la competencia en la Convención SoCal Maker, en Pomona, California.

Con el incesante ruido de abeja que emiten los drones en el aire, los corredores compitieron en tres eventos, cada uno para drones de 250 y de 300 milímetros de ancho, así como también lo hicieron en un evento de estilo libre, en el cual se otorgaron puntos por maniobras como volteretas, giros y trayectorias circulares.
Los pilotos comandan los drones utilizando un control remoto con dos joysticks que controlan la altura, la velocidad y la dirección. Ellos usan grandes anteojos que transmiten en vivo un video en definición estándar desde una cámara montada en la parte de adelante del drone. Es esta tecnología de visión en primera persona (first-person-view technology, o F.P.V., en idioma inglés) la que le ha dado al deporte su empuje principal, permitiendo así a los pilotos sentir que están en el interior del drone. La experiencia, dijeron, es similar a las escenas de pod-racing de Star Wars: Episode I - The Phantom Menace (la Guerra de las Galaxias: Episodio I - la Amenaza Fantasma, en idioma español)".
Los marcos del drone están hechos de un material liviano pero fuerte, como la fibra de carbón, y son poco más que pequeñas plataformas para los motores, la batería, el circuito electrónico y las cuatro a seis hélices que lleva. La mayoría tiene cuatro motores y, en consecuencia, se los conoce entre los aficionados como cuadricópteros, o cuads, más que por drones.
"Hace tres años, esta tecnología era tan cara y, en consecuencia, tan inalcanzable, que únicamente los cineastas profesionales podían tenerla", dijo Zablan. Ahora, expresó, un kit completo de carrera, con anteojos F.P.V., se puede comprar por alrededor de 1000 dólares.

El aumento de la popularidad

La industria de los drones en su conjunto, dicen los expertos, está experimentando un rápido crecimiento, y se espera que 2015 sea un año definitorio. Un informe que dio a conocer en julio la Asociación de Consumidores de Electrónica (Consumer Electronics Association, en idioma inglés) predijo que el mercado de los Estados Unidos para los consumidores de drones alcanzaría los 105 millones de dólares en ingresos este año, lo que es una cifra mayor del 50 por ciento registrado en 2014. Se predice que las ventas unitarias, dadas las expectativas de una fuerte temporada para Navidad, estarán cerca de los 700.000 aparatos, lo que es más de un 60 por ciento más respecto del año anterior.
En la tienda de hobbies PiroFlip, en Van Nuys, California, su propietario Sergio Marachilian, también piloto de drones, dijo que todo su inventario había cambiado el año último.
"Hace un año, vendíamos principalmente helicópteros R.C. y algunos cuads", dijo, usando la abreviatura para los vehículos controlados por radio. "Pero ahora todos quieren drones para carrera".
En octubre, en la carrera de clasificación de la Copa California, en San Diego, el video que mostraba lo que veían los corredores se pudo ver a través de los anteojos con forma de auricular. Cada drone transmite a una frecuencia que se puede sintonizar pero, para aquellos que observan a través de anteojos comunes, sin tener sus propios dedos en los controles, la experiencia puede ser desorientadora, y puede provocar náuseas, al menos al principio. Y debido a los desafíos tecnológicos inherentes a la transmisión en vivo, a alta velocidad, con una pequeña cámara, la imagen con frecuencia es granulosa y se distorsiona fácilmente por la interferencia de radio.
"No estamos obteniendo la calidad que es estándar ahora para las transmisiones de televisión", afirmó Zablan. "Esa es la clave; poder tener esa calidad de alta definición".
Esto se relaciona con uno de los temas que podrían afectar el éxito máximo de las carreras de drones como deporte con espectadores. Los drones de carrera pueden volar a velocidades de hasta 112.65 kilómetros por hora, lo que hace que sean muy difíciles de ver para el espectador sin anteojos FPV. Incluso cuando vuelan más lento y realizan maniobras a apenas unos pocos metros del suelo puede llegar a ser difícil discernir exactamente lo que están haciendo (¿fue una vuelta o hizo una curva?).
"Es como ver dos colibríes en el jardín", dijo Keith Robertson, un corredor de carreras de drones de Palos Verdes, California.
Es por esto que el futuro de las carreras de drones puede llegar a ser en línea, más que en las competencias en vivo. Muchos de los corredores registran las acrobacias de sus drones usando una cámara adicional, como la GoPro, montada arriba del aparato, y crean así videos que se pueden descargar de la cámara posteriormente. Entonces, se pueden editar los mejores momentos en un video de alta resolución, con música, y se lo puede publicar en línea.
"El gran acelerador de este deporte ha sido Instagram, y también YouTube", señaló Zablan, quien confesó inmediatamente los defectos del deporte y dijo que los esfuerzos estaban en marcha para mejorar la experiencia del espectador.
Scot Refsland, el director de carreras de RotorSports, con base en Berkeley, California, dijo que la compañía estaba trabajando en un sistema para transmitir videos en vivo, en alta definición, así como también en un sistema de cámara robot que pueda seguir a los drones en su trayectoria.
"Esperamos que se parezca a un evento de Nascar en alta definición", señaló Refsland.
También es importante hallar una manera de crear entusiasmo alrededor de pilotos prometedores, ofreciéndoles patrocinadores y equipos gratuitos.
"Para la mayoría de nosotros, que observamos, esto todavía es apenas un puñado de nerds parados en un campo de carreras", dijo Refsland. "Queremos que todos sepan quiénes son los pilotos".

Pilotos, como personas famosas

De hecho, la popularidad de los videos de drones en línea ha acuñado varios pequeños famosos. Algunos videos de Carlos Puertolas, un piloto que se hace llamar Charpu, tienen más de un millón de vistas. En uno de sus videos más populares, el drone de Puertolas vuela a través de ventanas abiertas y por largos corredores de un hospital abandonado en España. Él lo hace volar debajo de automóviles y también por estrechos espacios que parecen ser imposibles de atravesar.
"Charpu es lo más parecido a un dios en el ámbito de la F.P.V., creo, que se puede ser", expresó Robertson, uno de los pilotos de competición. "Charpu es quien comenzó todo; al menos para mí. Creo que sus videos realmente inspiraron a un montón de personas para adoptar este pasatiempo".
Puertolas se mudó hace poco a Los Ángeles desde España. Él dijo que el deporte lo atrajo después de años de competir con la patineta en el suelo y también en línea.
"Para mí, es como un deporte extremo pero para personas mayores, entonces no te lastimas", señaló.
Puertolas es animador en DreamWorks Animation, en Glendale, California, y mostró algunas de sus destrezas con los vuelos en un garaje subterráneo, en el vecindario Eagle Rock, de Los Ángeles, que pidió no identificar para que no se torne demasiado conocido entre otros pilotos. Cuando se le preguntó, insistió que el permiso se lo había dado el guardia de seguridad.
"No volamos alrededor de las personas o de los automóviles", dijo Puertolas. "Es por eso que estamos aquí tan tarde, después de que todos se retiraron".
Los garajes subterráneos son los sitios perfectos para crear el entorno necesario para competir, afirmó. Los techos bajos fuerzan a los pilotos a volar bajo y los abundantes obstáculos, como carros de supermercado y pilares de concreto, son ideales para llevarlos hasta los límites de sus destrezas de navegación. Incluso entre los mejores pilotos son comunes las colisiones.
"Rompemos muchos propulsores", dijo Puertolas refiriéndose a las frecuentes roturas de las hélices plásticas de los drones.
Los drones de carrera son más pequeños y se ven más rústicos que sus "colegas" más conocidos, los cuadricópteros, como el DJI Phantom, el drone para consumidores más vendido del mundo. El Phantom pesa casi 1,3 kilogramos (3 libras), tiene una corpulenta cubierta de plástico blanco y viene listo para volar. Los drones de carrera, en cambio, pesan apenas algo más de 454 gramos (1 libra) y, con frecuencia, están ensamblados a partir de piezas compradas en línea o en una tienda para entretenimiento.

Hacia la aceptación

Algunos ven que el deporte avanza tan rápidamente que pronto podría estar disponible en las escuelas.
"Pensémoslo desde la perspectiva de un chico de escuela secundaria", dijo Chris Thomas, el presidente de MultiGP, una liga de carreras con base en Melbourne, Florida. "Tienes la opción de tener una banda o de jugar al fútbol. ¿Qué hay en el medio? Este es un tipo de deporte grandioso que puede cerrar la brecha".
A los ojos del público, sin embargo, los drones todavía parecen tener un largo camino por recorrer antes de ser ampliamente adoptados. Informes sobre drones que vuelan cerca de incendios incontrolables y sobre las viviendas han ocasionado una reacción en su contra. No obstante, algunos creen que su mala reputación pasará una vez que se tornen más familiares.
"Ya sea el rap, los libros de historietas o los juegos de computadora, la gente siempre quiere enojarse por algo", dijo Howarth, un corredor británico que ahora vive y hace volar sus drones en Los Ángeles. "Y durante un tiempo han sido los drones, pero una vez que la gente los adopte, se calmará y dejará de llamar a la policía".
En las finales de la Copa California, en Pomona, Puertolas, quien salió segundo en la competencia de 250 milímetros, pareció estar satisfecho por mantener su reputación como uno de los más prometedores en ese deporte. Y aunque recientemente Lumenier, la firma que fabrica drones, se convirtió en su patrocinador al desarrollar un drone de carreras con su nombre, él dijo que no tiene apuro por dejar su trabajo de día.
"Definitivamente seguiré volando pero, en este momento, para mí, esto es sólo un hobby", dijo. "Tengo que asegurarme de encontrar siempre tiempo para pasar con mi novia y mi perro".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...