Buscador:

18 sept. 2012

La guerra de las patentes

La batalla por conseguir la hegemonía en el mundo de los móviles se está convirtiendo en una pelea despiadada. Es mucho lo que hay en juego y las compañías fabricantes de teléfonos inteligentes defienden con uñas y dientes su pedazo de la tarta.
Pero no siempre la riña se centra en desarrollar el mejor gadget o la mejor aplicación. A veces el campo de batalla se traslada al mundo de las patentes. Desde hace algunos años, las grandes compañías centran su actividad en comprar estas licencia, aunque muchas de ellas resulten absurdas.
Hay patentes para casi todo. Una que tiene registrada la acción de «subir página y bajar página». Otra que tiene la exclusiva para hacer tabletas rectangulares. Existe incluso una patente que explica un «método para columpiar un columpio».
Si las empresas pueden registrar semejantes minucias, no es de extrañar que gasten su tiempo en denunciarse unas a otras por el uso de las mismas.
De esta forma nos encontramos con que Apple denunció a Samsung por copiarle detalles de los diseños del iPhone y el iPad. La compañía de la manzana ganó el juicio en California y Samsung ha tenido que pagarle 1.050 millones de dólares. En cambio, un tribunal de Tokio falló a favor de Samsung, después de haber sido acusada por Apple de violar una de sus patentes relativa a la sincronización entre móviles y ordenadores.
El siguiente en entrar en la batalla es Google. No hay que olvidarque los móviles de Samsung utilizan Android, el sistema operativo del buscador. Las denuncias contra Samsung afectan negativamente a Google. Así que parece lógico que saque la artillería pesada, a través de la recién adquirida Motorola, para frenar a Apple.

DEMANDAS. Todo esto no es más que estrategia. Si una compañía gana una demanda por patentes, además de embolsarse una buena cantidad de dinero, puede llegar a retirar los modelos de la competencia del mercado e impedir que se distribuyan más. Sin duda, un revés importante en una empresa cuya prioridad es fabricar el teléfono más vendido del mundo.
Si las patentes restringen acciones como «hacer clic en un teléfono para llamar», está claro que van a ser muchas las compañías demandadas por violación de licencias.
En estos casos, lo que suele pasar es que las empresas litigantes llegan a acuerdos económicos y pactos de no agresión, ya que es muy difícil mantener denuncias por patentes, cuando tú mismo estás vulnerando otras. Y ese es el problema de Apple, que ha destapado la caja de los truenos en una pelea en la que no está exento de culpa.
Al final, el afectado siempre es el usuario. La guerra de las patentes hace que las empresas retrasen la creación de productos innovadores, previniendo las posteriores denuncias. Por otro lado, la posesión de patentes por parte de determinadas compañías, hace que las demás no puedan competir en el mercado, fomentando el monopolio y el encarecimiento de los precios.
 
ASÍ ES IPHONE 5, LA NUEVA VEDETE DE APPLE

Tamaño. El nuevo iPhone es más grande que las versiones anteriores, acercándose a los modelos de sus competidores. Pero es un 18% más delgado.
Conectividad. Incluye conexión LTE (Long Term Evolution), con velocidad de transferencia 10 veces mayor que la actual. En España no es posible utilizarla.
Pantalla. Es Retina Display de 4 pulgadas, frente a las 3,5 de los modelos anteriores. La resolución es de 1136 x 640 pixeles y 326 puntos por pulgada.
Procesador. Cuenta con el nuevo modelo A6, que supera las prestaciones de los anteriores. Según Apple, será 2 veces más rápido que el iPhone 4S.
Conector. La clavija para conectar el iPhone a otros dispositivos es más pequeña. Apple venderá adaptadores para accesorios anteriores.
Cámara. Es más pequeña, pero más potente. La iSight cuenta con 8 Megapixeles y permite captar panorámicas. La velocidad de disparo es más rápida.

No hay comentarios: