Buscador:

24 jun. 2011

Las razones de una "acción directa" contra Bono en Glastonbury

A Bono, el cantante del grupo irlandés U2 que se reúne con poderosos para convencerlos de que compartan su riqueza con los menos afortunados, algunos lo acusan de no haber hecho lo mismo en casa.
Todo parece normal en el Festival de Glastonbury, en el sur de Inglaterra: la lluvia, el barro, la multitud y las grandes estrellas.

Pero este año, ademas de los espectáculos, está programada una protesta. No vendrá, como antaño, acompañada de acordes de guitarra o entonada melodiosamente por el cantante de turno desde el escenario.
Serán algunos miembros de la audiencia los que estarán enviando el mensaje.
El grupo de acción directa Art Uncut planea interrumpir este viernes el concierto de la banda irlandesa U2, de la que Bono es cantante y guitarrista, con una "espectacular" campaña visual, que incluirá un globo gigante y pancartas en las que se leerá "Bono, evasor de impuestos" y "¡Pague, Bono!".
Los manifestantes harán hincapié en la decisión de la banda en 2006 de trasladar sus asuntos fiscales de su Irlanda natal a los Países Bajos.
Según el activista Charlie Dewar, "la evasión multimillonaria de impuestos de Bono está privando a los irlandeses en un momento en el que necesitan desesperadamente los ingresos para contrarrestar el salvaje plan de austeridad impuesto por el gobierno".
clic Vea también: Glastonbury: 40 años en fotos

Quiénes acusan

Art Uncut es una rama del movimiento UK Uncut que surgió luego de que el gobierno británico usara los fondos del Estado para rescatar a los bancos y le pasara la cuenta a los contribuyentes, en la forma de un plan de austeridad.

A medida que los cortes de empleos, servicios y beneficios se empezaron a sentir, hubo quienes se percataron de la gran brecha que existe entre los impuestos que el gobierno debería recibir y los que percibe. Y de que los responsables una proporción importante de esta pérdida son compañías e individuos acaudalados.
El grupo surgió a través de un mensaje de Twitter que alguien envió una noche, denunciando a evasores de impuestos. Al otro día 70 personas se congregaron en la entrada de la tienda principal de Vodafone en Londres, para protestar en persona.
Desde entonces, ha ganado más adeptos, y de tanto en tanto, grupos dispares que incluyen desde adolescentes hasta ancianos acuden a manifestarse en los negocios u oficinas de quienes acusan de evadir responsabilidades.

¿Evento equivocado?

Ahora le toca a Bono, cuyo verdadero nombre es Paul David Hewson.

No es el peor pecador en lo que se refiere a presunta evasión de impuestos, y ni siquiera es británico, pero sí es un buen blanco simbólico.
La pregunta es cuánto eco tendrá la protesta en un festival que dejó de ser lo que era.
Y es que no sólo quedaron atrás los días en los que los artistas cantaban contra el sistema, sino que el público también ha cambiado.
"Sólo hay que ver a quienes acuden: se siguen usando botas pantaneras pero ahora son de diseño exclusivo", le comentó a la BBC el escritor y comediante Steward Lee.
Desde hace unos años, no es raro ver a celebridades -como la modelo Kate Moss- meticulosamente descuidadas, para estar de acorde a la situación y mantener sus etiquetas de cool.
El cambio no ha pasado desapercibido. Veteranos y notables personajes de la industria musical han declarado en repetidas ocasiones que Glastonbury "perdió el alma".

Sin embargo, el fundador del festival, Michael Eavis, dueño de la finca donde se realiza, aseguró que en esta ocasión Glastonbury se convertirá en una "caja de resonancia del descontento político".
Según Eavis, la ira contra los recortes del gasto público está reviviendo las raíces políticas del evento.
Pero a quienes quieran encontrar lo que Glastonbury perdió, Lee les aconseja "ir a otros festivales, en los que todavía se conserva el carácter que solían tener este tipo de eventos".
Aunque es probable que esos escenarios alternativos no sean visitados por artistas como Beyonce ni Coldplay, que este año adornan el programa del mayor festival campestre de música y artes escénicas del mundo: el "corporativo" Glastonbury.

BBC Mundo

No hay comentarios: