Buscador:

25 jun. 2010

¿Un gigante de la telefonía móvil será la próxima víctima del iPhone?

Fuente: iProfesional.

En junio del 2007, la llegada del iPhone, el famoso teléfono multimedia de Apple, conmocionó tanto el mercado de los celulares que todavía hoy se sienten sus efectos, al punto que el mayor fabricante mundial de teléfonos móviles, Nokia, sufre por su fracaso en lanzar un equipo similar al dispositivo de la compañía de Steve Jobs.
Las señales de alerta en la firma finlandesa se activaron este mes, al reconocer oficialmente que la rentabilidad de su unidad clave de telefonía sería más débil de lo esperado este trimestre y en 2010, dado que está luchando por competir contra rivales como Apple en el mercado de telefonía.
“Durante el segundo trimestre de 2010, múltiples factores están impactando de manera negativa en los negocios de Nokia, un alcance mayor al esperado”, admitió la empresa en un comunicado.
“Esos factores incluyen: un ambiente competitivo, particularmente en el área de mayor tecnología del mercado, y cambios en la combinación de productos hacia otros con mejores márgenes brutos”, señaló la firma.
“Además, la reciente depreciación del euro afecta los costos de los bienes vendidos, los gastos operativos y las tácticas de fijación de precios a nivel mundial de Nokia”, reconoció el gigante escandinavo.
“Creemos que el problema principal de la advertencia de ganancias de Nokia ha sido el aumento en la presión sobre el precio en el extremo superior por falta de un producto competitivo”, mencionaron analistas de UBS, al tiempo que recortaron su recomendación sobre la acción de la firma a “neutral”.
“Consideramos que los inversores no estarán dispuestos a tener fe en la ejecución de nuevos dispositivos”, afirmaron.
Nokia tiene dificultades para competir con Apple y el fabricante de la Blackberry, Research in Motion (RIM), mientras su oferta envejece y se espera que los nuevos modelos insignia lleguen al mercado sólo a tiempo para el último trimestre, que se ve impulsado por las ventas de las vacaciones de fin de año.
La firma finlandesa desplegó más de u$s10.000 millones para fortalecer sus propios servicios y conocimiento en software para desafiar a Apple y a Google, pero hasta ahora no le ha dado resultado.
“Nokia no ha mostrado indicios hasta la fecha de que sus capacidades de software puedan ponerse a la par de las de sus rivales, que avanzan más rápido”, escribieron analistas de Goldman Sachs en una nota, citada por la agencia Reuters.
Goldman Sachs conservó su calificación “neutral” sobre la acción, pero recortó su precio objetivo a 7,7 euros, desde 10,5 euros. “En ausencia de un gran cambio en la estrategia vemos poca esperanza para un alza”, advirtió el analista Ed Snyder en una nota.

La batalla de las aplicaciones
El productor de software Jan Ole Suhr explicó por qué los creadores de las aplicaciones evitan a la compañía finlandesa. “A los desarrolladores pequeños les resulta difícil invertir en el segmento de teléfonos inteligentes de Nokia cuando nadie sabe cuál será su futuro”, opinó el creador de la aplicación “Gravity” para Twitter. “Las novedades relucientes no están disponibles y sólo están las cosas viejas, en las que hace falta mucho trabajo para que el software se vea bien”, advirtió.
La cuota de 41% del mercado de teléfonos inteligentes de Nokia, el sector de crecimiento más rápido de la industria de teléfonos móviles, no pudo convertirla en la plataforma elegida de los creadores de software.
Por el contrario, se encuentra al final de la lista, detrás del iPhone de Apple y de dispositivos basados en el Android de Google.
Los creadores de juegos, música, videos, medios y otras aplicaciones quieren ver si el N8, el primer dispositivo de Nokia que tiene el sistema Symbian 3 para teléfonos de pantalla táctil, cumple las promesas relacionadas con un mejor aspecto, una interfaz más simple y la posibilidad de operar en distintos aparatos: en definitiva, si se parece más al iPhone. Para muchos, el dispositivo cuyo lanzamiento está previsto para el tercer trimestre, se demoró demasiado y aún puede decepcionar.
“El Symbian necesita una plataforma más competitiva para atraer usuarios y el tipo de consumidor que se entusiasma de entrada y baja muchas aplicaciones”, señaló Nick Jones, un analista de Gartner.
“Es posible que tengamos que esperar hasta el Symbian 4 para contar con un Symbian verdaderamente competitivo, de modo que el ecosistema puede no empezar a concretar todas sus posibilidades hasta 2011”, agregó.

Terreno perdidoEl fracaso del mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo en lo relativo a atraer desarrolladores de aplicaciones, cuyos productos ayudan a vender dispositivos Android e iPhones, se suma a la percepción de que su producción está rezagada. Este mes Apple dio a conocer el iPhone 4, que tiene chat con video, y la venta de los productos Android aumentó, por lo que Nokia, corre el riesgo de no poder recuperar el terreno perdido.
Las acciones de Nokia cayeron un 51% desde que Apple inauguró su App Store el 11 de julio de 2008. Su valor de mercado se redujo a 29.000 millones de euros, cuando era de 203.000 millones de euros en 1999, momento en que era la compañía más valiosa de Europa.
“Gran cantidad de desarrolladores considera que Nokia es menos relevante en lo que respecta a distribución de aplicaciones”, señaló a la agencia Bloomberg Martin Garner, un analista de CCS Insight en Londres. “Prefieren trabajar con software que tiene un evidente crecimiento en el mercado”, señaló.
La participación en el mercado del Symbian, el principal sistema operativo de teléfonos inteligentes de Nokia, cayó a 44,3% en el primer trimestre, mientras que era de 48,8% hace un año, según Gartner. Si bien se lo usa sobre todo en los teléfonos Nokia, también Samsung Electronics y Sony Ericsson utilizan Symbian.
En tanto, la participación del iPhone en el mercado creció de 10,5% a 15,4%, mientras que Android pasó del 1,6% al 9,6 por ciento.


Contraataque por abajoNokia presentó este mes cuatro nuevos modelos baratos de teléfonos y un primer cargador para bicicletas, en una apuesta por proteger su dominante participación en los mercados emergentes.
Nokia controla más de un 50% de las ventas de teléfonos en India y África, y tiene una fuerte posición en la mayoría de los otros mercados emergentes.
“Se venderán decenas de millones de estos productos, pero la competencia se está intensificando a medida que los vendedores chinos apuntan agresivamente al segmento de costos ultra bajos", señaló Ben Wood, director de investigación de CCS Insight.
“Con toda la atención en los problemas de los teléfonos móviles es fácil olvidar que Nokia es una potencia a todo nivel de productos”, añadió.
Los precios de los cuatro nuevos modelos de teléfonos simples, sin contar posibles subvenciones de operadores e impuestos locales, están en un rango de 30 a 45 euros.
Dos de los nuevos teléfonos, incluyendo al modelo más barato de 30 euros (foto de abajo), permitirán el uso de dos tarjetas SIM diferentes, ayudando a compartir un teléfono entre miembros de una familia o amigos.
Nokia introdujo también su primer cargador en bicicletas, apuntando especialmente a consumidores con un acceso limitado a la electricidad, y saldrá a la venta por un precio de casi 15 euros, dependiendo del mercado, posteriormente este año, anunció un portavoz de la firma.

Un dilema automotriz“Dicen que cuando se está en la cima, el único camino que queda es descendente. Ésta es quizás la situación de Nokia, líder absoluto en el mercado mundial de celulares desde hace varios años, a quien las buenas noticias no vienen acompañando últimamente”, analizó el consultor Enrique Carrier.
Para el analista, “en el rubro competencia la situación reclama algún tipo de replanteo estratégico que le permita seguir mostrando buenos resultados. Esto es así ya que la empresa es víctima del efecto pinza: presión en la parte alta del mercado por parte de los fabricantes de smartphones (Apple, Blackberry y ahora los seguidores de Android) y, en la parte baja, los equipos simples y baratos, por parte de los fabricantes asiáticos que apuntan a mercados de alto volumen y bajos márgenes”.
“Más allá de que tanta diversidad de mercados objetivos (y en consecuencia de productos) resta foco, también hay un tema puramente marketinero. No se puede ser BMW y Tata al mismo tiempo”, afirmó Carrier, quien recordó que “los italianos nunca mezclaron Ferrari con Fiat, siendo que ambos son productos de la misma empresa. Quizás, Nokia deba aprender de la industria automotriz: se puede atender distintos segmentos de mercado, pero no bajo un mismo nombre”.

No hay comentarios: