Buscador:

18 sept. 2007

El futuro del Dr. Internet

Fuente: Clarin.com.

Los dos líderes de la Web trabajan para que los pacientes tomen el control sobre su salud y se abra un proceso de mayor colaboración entre ellos y los doctores. Historias clínicas digitalizadas y visitadas por los usuarios.

Mariana Nisebe. De la Redacción de Clarín.com
mnisebe@claringlobal.com.ar

Lo que hay detrás del negocio de la salud en Internet es que cada día más personas utilizan la Web para buscar este tipo de información. El paciente convirtió a la red en fuente habitual y el reto para el que ofrece información es hacerlo con éxito. En eso trabajan los dos líderes indiscutidos del sector: Google y Microsoft. Aunque todavía hay muchos obstáculos como políticas, intereses y regulaciones que hacen más lento el proceso de cambio. Por otro lado, también están quienes prefieren el trato personal a ingresar en un buscador para encontrar información sobre una dolencia.

A pesar de las trabas, "Internet se convirtió en la revolución social más importante de los últimos decenios y produjo cambios notables en la comunicación entre el paciente y su médico", según un informe publicado por la Sociedad Argentina de Pediatría. "Hoy es muy importante el papel de la Web, puesto que lo que no puede contestar el médico por falta de tiempo, los pacientes (en nuestra experiencia como sitio de información en Internet), van a buscarlo a la red. Siempre les decimos que hagan una lectura crítica. Pueden tomar información equivocada, pero cada vez les resulta más fácil, y atractivo, tomar un café y leer desde su casa que comenzar la ronda de interconsultas que terminan cansándolos", explicó a Clarín.com Claudia Cattivera, directora de Pacientes Online.

"No sólo los conecta con lo que les pasa, sino con otros a los que les pasa lo mismo. Los pacientes buscan palabras claves, la de la enfermedad que tienen, y luego van entrando a sitios específicos de asociaciones que tienen, en general, sobre esa patología, muy buena información y comienzan a interactuar. También están los que leen y creen todo, pero Internet es como la vida: da para todos los gustos", destacó Cattivera.

Una encuesta de Harris Interactive, publicada hace unos meses mostró un crecimiento del 37%, entre 2005 y 2007, de los usuarios que buscan información de salud en Internet. Y un estudio norteamericano reveló, por ejemplo, que de sus usuarios consultados sólo el 15% aseguró que "siempre" chequeaba la fuente.

La Web está ayudando a la gente a ser más proactiva con respecto a su salud. Buscan información y luego la discuten con su médico. Los profesionales, explica Cattivera , "cada vez entienden más que el fenómeno de Internet vino para quedarse y se adaptan, pero hay otros que no quieren saber nada. Lo que es muy importante es que nada reemplaza la consulta con el médico de confianza. Todos crecemos con buena información, pacientes y médicos".

Goliat vs. Goliat

Mientras que Google es el punto de partida para la mayoría de las búsquedas de salud, el software de Microsoft es usado por más del 90% de todas las computadoras personales. Si los esfuerzos de estas dos compañías ganan ímpetu en un cierto plazo, la salud en Internet, vaticinan los expertos, cotizará en alza.

Algunos prototipos que se están desarrollando, como el del futuro Google Health, liderado por Adam Bosworth, vicepresidente de Google, incluyen desde el "perfil de salud" para las medicaciones, condiciones y alergias; una "guía de salud personalizada" para los tratamientos; interacciones de las medicinas; dieta y regímenes sugeridos de ejercicio y páginas con mensajes de recordatorio para conseguir las prescripciones; hasta directorios de médicos.

Tanto Google como Microsoft apuestan a darle al usuario más poder de opinión respecto a sus hábitos de salud y asistencia médica. A eso hay que sumarle el atractivo de publicidad y servicios vinculados al tema. Microsoft adquirió, a fines de febrero de este año, el buscador especializado en salud Medstory. La noticia confirmó el creciente interés de la compañía por intentar introducirse en el mercado de los denominados buscadores verticales, debido a que le resulta muy difícil competir con Yahoo! y Google, a través de su buscador Live.com, en el sector de las búsquedas genéricas.

En EE.UU, cerca de 20% de los pacientes tienen sus historias clínicas digitalizadas. Pero estos expedientes todavía son controlados por los doctores, los hospitales o las aseguradoras. Las iniciativas de Google y Microsoft darían mucho más control a los usuarios, una tendencia que muchos expertos en salud ven como inevitable. Los pacientes serán en última instancia los administradores de su propia información. De hecho, Internet está permitiendo que la gente tenga un acercamiento más activo con la salud. Según la última encuesta de Harris Interactive, el 58% de quienes consultaron en la Web discutieron lo que encontraron con sus doctores el año pasado.

¿Hacia dónde va la información médica dirigida al usuario no especializado? De acuerdo con Bosworth, Internet tiene que permitir que los pacientes tomen el control absoluto sobre su salud . La Red les permitirá convertirse en el eje de las decisiones médicas. Para ello, dice el propio Bosworth, tiene que facilitar el acceso directo a la mejor información, a los servicios sanitarios (incluida la segunda opinión), a los especialistas que los administran y a otros pacientes como ellos con los que puedan intercambiar opiniones y experiencias. Todo de forma sencilla y ágil. Una estrategia que resumió en tres palabras durante el último congreso de la Asociación Americana de Informática Médica: "descubrimiento, acción y comunidad".

No hay comentarios: