Buscador:

2 ago. 2007

¡Qué curvas!

Cifras inútiles del día pero con las que quedarán como los reyes del chiringuito o el bar: cada año, nuestros dedos recorren de media el equivalente a una maratón –casi medio centenar de kilómetros- sobre el teclado del PC. Pulsamos aproximadamente dos millones de teclas, el equivalente a pasar 200 horas seguidas moviendo los dedos. Sorprendidos, ¿a que sí?

Es una buena razón para asegurarse que el teclado del PC sea cómodo. Ayer, en Ariadna, el suplemento de tecnología de El Mundo y lectura imprescindible del domingo, hablamos de la última creación de Logitech, el Wave. Es un teclado con más curvas que Scarlett Johansson y que, se supone, acaba con el stress que produce el teclear continuado sobre los teclados tradicionales. Hay tres curvas principales, la que forma el conjunto de las teclas, la de la almohadilla acolchada y por último la ola que crece hacia la mitad del dispositivo ya que aquí cada letra está situada a un altura diferente para poder llegar mejor con los dedos.

No se trata de un teclado pensado para usuarios que saben mecanografía. Da igual si utiliza sólo un dedo, si es de los que, como yo, utiliza cuatro o seis como mucho —mi anular y meñique nunca llegan a tocar las teclas- o sí es usted un virtuoso de esos que pueden escribir con ambas manos mientras miran a la pantalla y piensan en la lista de la compra del supermercado. Para todos resulta bastante más agradable que un teclado convencional.

Yo lo he estado utilizando durante una semana y me gusta, por ejemplo, el buen recorrido de tecla —largo, profundo y con buena resistencia- y el reposamuñecas. Cuesta un poco acostumbrarse pero a la larga se agradece. No me gusta un detalle del que se dio cuenta Javier López Tazón —siempre más atento que yo para estas cosas- y es que el teclado no incluye luces que permitan saber si está apretado el bloqueo de mayúsculas, numérico o de desplazamiento. Logitech las ha convertido en un pequeño gadget para Windows Vista que además nos chiva la velocidad a la que escribimos y nuestra tasa de errores —según el número de veces que pulsamos la tecla borrar-. El teclado también es compatible con Mac e incluye un buen número de teclas programables y de función.

Merece la pena aunque tendrán que esperar a la campaña de vuelta al cole para hacerse con uno. La versión sin cable, con ratón a juego, saldrá a finales de agosto a 90 euros. Utiliza dos pilas AA que tienen energía suficiente para más de un año de uso. La versión cableada llegará en octubre por 50 euros.

Fuente: GadgetoBlog.

No hay comentarios: