Buscador:

2 ago. 2007

Campus Party, el paraíso de las descargas

Pregunta de matemáticas: Si cada cinco minutos en un ordenador de la Campus Party se bajan 700 megas (el tamaño de una película en formato DivX), ¿cuántos archivos se bajarán en un día? La cifra, ya se lo advertimos, es desorbitada.
Y si esa cuestión la aplicamos a más de 7.000 ordenadores funcionado durante siete días sin parar, de desorbitada pasa a astronómica. Esto, transformado en euros, mejor ni pensarlo. ' Sólo para venir a la Campus me he comprado un disco duro de 500 gigas.

Ya lo tengo casi lleno, sólo me faltan descargarme un par de series más y todo listo ' , explica a LAS PROVINCIAS Borja Arenas, mientras cliquea sobre las últimas descargas que quiere llevarse a su casa. Como este valenciano hay muchos participantes que han acudido a la cita de ocio digital y entretenimiento electrónico para bajarse todo lo posible durante un evento que finaliza hoy. Este año la conexión ofrecida por Telefónica, calificada por muchos como ' brutal ' , hace que la cosa sea más fácil.

' Los 5 GB que tenemos de conexión en esta edición son la caña. Con sólo darle a lo que queremos, al instante, ya lo tenemos descargado. Lo mismo que me he bajado aquí en una semana, en mi casa tardaría más de un año ' , señala Ricardito69.

Paseando estos días por los pasillos de Feria Valencia, se podía observar como más de un usuario tenía una lista de la compra con las cosas que se tenía que descargar. ' C.S.

I., El Internado, Futurama y Prision Break ' , indicaba un campusero. Críticas de la industria El paraíso de las descargas como se conoce a este evento no ha estado libre de críticas por parte de la industria del ocio y de entidades como la SGAE.

Se considera que en este tipo de eventos se vulnera los Derechos de Propiedad Intelectual, debido a que se intercambian obras musicales y audiovisuales protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual. Muchos campuseros se solidarizan con la postura de esta industria, pero señalan que tal vez la cosa cambiaría si los precios a los que se vende este material en nuestro país no fueran tan abusivos. ' Soy una persona que al bajarme algo, si me gusta, me lo compro.

Una cosa que debería plantearse la industria es el precio de los videojuegos y de las películas. Son carísimos en relación a otros países con sueldos más altos ' , explica el campusero SsK, que añade: ' También es cierto que hay CD a seis euros y la gente se los sigue bajando igual ' . En la Campus Party lo que se conoce como descargar no se da literalmente.

En Feria Valencia lo que se ha hecho es compartir, ya que los datos que se descargaban a cada ordenador estaban en los PC de los campuseros y no en internet. Además, los programas tipo Emule o Bittorrent a los pocos minutos de conectarlos dejaban de funcionar correctamente ya que la organización bloqueaba los puertos de estas aplicaciones para que no se descargarse archivos de la red. Sin ánimo de lucro Hace un par de meses la Ley de Propiedad Intelectual estuvo en el ojo del huracán.

Muchas fueron las quejas de la industria y de los consumidores a su modificación. Al final, está dejo contentos a unos más que a otros, al mantener el matiz del ' sin ánimo de lucro ' . Este punto es criticado por la industria y aplaudido por los usuarios, ya que la Ley ampara las descargas de archivos mientras no se saque partido económico de ellas.

Además, a esta polémica se suma la reciente decisión del Ministerio de Industria de renunciar a legislar el intercambio de archivos y las descargas de contenidos desde internet. Un soplo de aire fresco para los internautas. Sin embargo, los consumidores van a tener que seguir pagando el conocido canon digital en productos como cds o DVD para compensar a los autores por la circulación de copias privadas, aunque el uso del soporte sea para grabar las fotos de las vacaciones.

Fuente: hoyTecnologia.

No hay comentarios: